Archivo para el mes de agosto 2009

Los riegos del ataque

                        Comentarios 1 comentario

spassky Los riegos del ataque

Spassky, en la década del 60

En el torneo de candidatos del año 1965, cuando se buscaba contendor para Tigran Petrosian, se enfrentaron Mijail Tal y Boris Spassky en un match a 11 partidas, con el resultado de 4+, 1- y 5 tablas, a favor de Spassky.

Este match tuvo una característica muy particular: todas las partidas que se definieron fueron ganadas por las piezas negras. Spassky, dotado de un juego versátil, que se podía acomodar fácilmente a cualquier tipo de contrincante, optó por esperar el momento en que su aguerrido opositor corriera sus acostumbrados riesgos. Y esta táctica le fue suficiente para ganar. Veamos la partida novena, definitiva, según varios comentaristas.

Mijail Tal – Boris Spassky. Apertura Española.

Esta apertura tiene la ventaja de darle al blanco una iniciativa muy duradera.

1. e4 e5; 2. Cf3 Cc6; 3. Ab5 a6; 4. Aa4 Cf6; 5. 0-0 Ae7; 6. Te1 b5;  7. Ab3 0-0; 8. a4 b5!

Dice Pachman que durante mucho tiempo se solía jugar exclusivamente 8…Ab7, pero que este desarollo del alfil no es el más eficaz.

9. c3 d6; 10. a5 bxc3 (esta jugada le colabora a las blancas en su desarrollo) 11. dxc! Ae6; 12. Cbd2 Tb8; 13. Ac2 Ch5

(“Las negras, evidentemente, están en desventaja en el ala de dama; por eso emprenden acciones en el bando contrario. Un principiante puede fácilmente no ver la típica celada: 14. Cxe5 CxC; 15. DxC Ag5 con pérdida de la dama blanca” Pachman.)

14. Cf1 g6; 15. Ce3 Af6; 16. Cd5 Ag7; 17. Ad3 Ta8;  18. Cg5 Ac8; 19. Ac4 h6; 20. Cf3 Ae6; 21. Dd3 Cb8; 22. Ae3 Cf6

diagrama 1 Los riegos del ataque

diagrama 1

23. Tfd1?

(“El primer momento crítico de la partida. Con su indecisa jugada, cierto es que Tal aún no abandona toda su ventaja, pero habría siso decisivamente más enérgico 23. CxC+ DxC; Ad5!” Pachman.)

23…Axd5; 24. AxA CxA; 25. DxC Cd7; 26. Dc4 Rh7; 27. Ta4? f5; 28. g3 Dc8!

(“Una jugada muy fina; amenaza ante todo 29…f4; 30. gxf exf; 31. Ad4  Ce5!, seguido de Dg5+” Pachman.)

29. De2?

diagrama 2 Los riegos del ataque

(“Este ya es un error decisivo, después el cual las plancas tendrán que entregar un peón”. Pachman)

29… fxe ; 30. Txe Db7!; 31. Cd2 Dxb2

(“Estos peones suelen estar envenenadados, lo que naturalmente no significa que haya que abstenerse, por principio, de su captura”. Pachman)

32. Dd3 Db1; 33. Th4 Cf6; 34. Cf3 Dc1; 35. Te1

(“Llega con rayos x a la dama negra e impide así el avance de los peones centrales negros…” Pachman)

35… Dd7!; 36. g4!

(Si 36… Cxg4?; 37. Cg5+ Rg8; 38. Dxg6, hxC; 39. Dh7+ Rf7; 40. Dh5+ recupera la pieza. “La mala suerte de Tal en esta posición consiste en que con su agresivo avance no amenaza nada”. Pachman)

36…Tae8; 37. Axh6!? AxA; 38. g5 Ch5; 39. gxA Df5!; 40. DxD (obligado) TxD; 41. Cd2 Cf4;

diagrama 3 Los riegos del ataque

Aquí se aplazó la partida, en una posición perdida para Tal. Lo curioso es que éste aguanta casi 30  jugadas más.

42. Ce4 Tb8; 43. Cg3 Tff8; 44. Ce4 Ce6 (evita el jaque en g5); 45. c4 Tb2; Td1 Tf5;  47. c5!? d5!; 49. Rg2 Cf4+; 50. TxC TxT, 51. Txp Rxp; 52. Te6 Te1; 53. f3 Te3; 54. Txa6 Texf3; 55. Tc6 Ta3; 56. Cg3 Ta2+; 57. Rg1

(“Si Rh3, Rg5, y las blancas pierden inmediatamente”)

57…Tff2; 58. Cf1 Tf7; 59. Ce3 Rg5!; 60. a6 Te7; 61. Cf1 Rh6!; 62. h3 Rg7; 63. h4 Rf7; 64. h5 pxp; 65. Th6 Te5; 66. Th7+ Rg6; 67. Txc7 Tg5+; 68.Rh1 Ta8; 69. a7 TxC+; 70. rh2 Ta8.  Las blancas abandonan.

tal Los riegos del ataque

Mijail Tal, en la década del 70

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Aperturas

“Fischer contra Spassky”, de Svetozar Gligoric

                        Comentarios 1 comentario
un saludo evitando las miradas Fischer contra Spassky, de Svetozar Gligoric

un saludo evitando las miradas

Continuando con este tema de los libros de ajedrez, en esta oportunidad nos referiremos a “Fischer contra Spassky”, de Svetozar Gligoric, el famoso Gran Maestro Internacional, nacido en Belgrado; que probablemente hoy está retirado del juego de élite. Durante sus años de actividad representó a Yugoeslavia y fue uno de los jugadores más fuertes del mundo y un gran amigo de Fischer.

 Dedicado al “match del siglo”, como se denominó el encuentro de 1972 entre un Fischer ansioso de mostrar su calidad y un Spassky temeroso e inseguro de la carga que llevaba a sus espaldas, el libro comienza con una introducción de 12 páginas, en la que refiere los comienzos de la carrera de Fischer. Según nos cuenta, desde muy temprano su amigo asumió con la mayor fe la misión de convertirse en el mejor jugador del mundo. “Fischer ha tomado esta tarea más en serio que cualquier otra persona en la historia del ajedrez. Fue su hermana, que luego se casó y trasladó a California, la que le inició en las reglas del juego. Desde la edad de los seis años, sólo ha pensado en el ajedrez. Después dejó la escuela, y luego abandonó el piso de su madre en Brooklyn, y más tarde dejó su casa de Los Ángeles y se convirtió en un vagabundo que vive en hoteles y deja atrás su equipaje. Pero no su ajedrez de viaje, hecho en madera. ‘Mire esas piezas, suaves y ligeras. No tienen aristas cortantes. Están maravillosamente talladas. Es el mejor juego que jamás he visto. ¡Tome, palpe este caballo!’”.

No fue fácil llegar a los acuerdos previos para definir una sede. “Fueron elegidas ocho localidades posibles, para ser sometidas a una consideración seria. Entonces llegó el primer movimiento sorprendente. El orden de preferencias soviético se limitaba a cuatro lugares: 1. Reyjiavik; 2. Ámsterdam; 3. Dortmund; 4. Paris.” El representante de Fischer propuso Belgrado y Sarajevo, en Europa, y Buenos Aires y Montreal, en América. Pero los soviéticos estuvieron en desacuerdo. “Aunque Reyjiavik no era una mala elección, (ciento veinticinco mil dólares, en lugar de los ciento cincuenta y dos mil ofrecidos por Belgrado), Fisher, en Nueva York, siguió su sagrada regla de no aceptar, por principio, las sugerencias de su rival. Cuando quedó claro que el desacuerdo tomaba el aspecto de un nudo gordiano, el doctor Max Euwe lo cortó al estilo de Alejandro Magno, y decidió dividir el encuentro en dos partes: doce partidas jugadas en Belgrado, y el resto, hasta un máximo de doce, en Reyjiavik.” (…) Ni Spassky ni Fischer habían demostrado ninguna consideración especial por los deseos de su rival. Fischer no había ocultado su aspiración de hacer atravesar el océano a su oponente (‘Los rusos juegan peor aquí’), ni Spassky su deseo de jugar muy al norte (‘Islandia me recuerda mucho al clima de mi Leningrado nativo’)”

Mientras las discusiones estaban estancadas, sin ningún avance, Belgrado canceló su oferta.

 La poderosa Federación Soviética de Ajedrez amenazó con cancelar el encuentro y propuso uno nuevo entre Spassky y Petrosian. Cuando ya se daba por perdida la posibilidad de que el encuentro se celebrase, Fischer aceptó jugar en Reyjiavik.

La ceremonia de inauguración se celebró el primero de julio, en ausencia de Fisher; éste seguía en Nueva York exigiendo un 30% de los ingresos de las taquillas y de la televisión, para ambos jugadores. Al día siguiente debería jugarse la primera partida. Pero Euwe, por aquel entonces presidente de la FIDE, postergó por dos días el comienzo. En este momento un banquero londinense elevó la oferta en 125.000 dólares; lo cual doblaba el premio, que ahora alcanzaba los 250.000 dólares.

Fischer llegó a Islandia el cuatro. Pero antes del sorteo de las piezas Spassky dijo que Fischer debería pedir excusas por haber violado las reglas con su retraso. Petición que fue cumplida por Fisher, que leyó su carta ante las cámaras de la televisión estadounidense.

Mucho se había especulado antes del encuentro sobre el resultado. La mayoría de los maestros estaban a favor de Fischer. A éste no le preocupaba el “score” desfavorable con su rival. Cuando en alguna ocasión le hicieron observar que jamás había derrotado a Spassky, contestó:

 -Tampoco lo había logrado Alekhine y se proclamó Campeón Mundial.

Pero Spassky no era un hueso fácil de roer. Al respecto, dice Gligoric:

“Spassky, observador excepcionalmente inteligente de las personas, es un rival astuto y peligroso. Recordemos, por ejemplo, cómo esperó que Larsen comenzase a jugar negligentemente en su encuentro en Malmoe. En cambio, Fisher, contra el mismo rival, el año pasado en Denver, siguió una línea recta, tratando de jugar mejor en general. Spassky ha derrotado a algunos por pura paciencia (Korchnoi, tras perder la final de los candidatos en 1968, dijo: ‘Spassky me ha enseñado a no empujar los peones demasiado lejos’; derrotó a Geller con ataques de mate, a Tal con un juego agresivo sin contar las pérdidas materiales (que es lo que hace Tal), a Petrosian (el más difícil) mediante una súbita explosión de energía en la última parte del encuentro, cuando Petrosian dejo de porfiar, creyendo que ya iba a ganar la lucha”.

Después de esta introducción, Gligoric nos presenta los encuentros previos de los dos jugadores, con sus respectivos análisis:
1. Spassky – Fischer. Mar del Plata, 1960. Apertura gámbito de rey. Gana Spassky.
2. Spassky – Fischer. Santa Mónica, 1966. Defensa Grünfeld. Gana Spassky.
3. Fischer – Spassky. Olimpiada de La Habana, 1966. Apertura Ruy López. Tablas.
4. Spassky – Fischer. Olimpiada de Siegen, 1970. Defensa Grünfeld. Gana Spassky.

A continuación, a cada partida le hace otra breve introducción, en la que nos cuenta los detalles del momento o de la víspera. Para la primera nos cuenta que la importancia que los diarios le están dando al evento en sus primeras páginas es más importante que a la misma Guerra de Vietnam, que en ese momento se libra en la península de Indochina. En realidad, aquellos eran los tiempos de la llamada ‘Guerra Fría’, que era la manera como la prensa denominaba a la posibilidad siempre abierta de una guerra entre las grandes potencias del momento: Rusia y Estados Unidos. Por dos meses la guerra se libró en el tablero; inclusive Richard Nixon, Presidente en ese momento de los Estados Unidos y Henry Kissinger, Consejero de Estado, tomaron parte activa en ella, animando a su compatriota que estaba tan remiso. En el preámbulo a la segunda partida nos cuenta que Fischer, molesto con las cámaras, dijo: “las cámaras o yo”. Pero esto ya estaba firmado en el contrato. “Las cámaras se quedaron, y también Bobby, pero en su habitación del hotel. Veinticinco minutos antes de la declaración de pérdida por incomparecencia, el señor Fox (el dueño de los derechos de televisión), desesperado, envió un mensaje por teléfono desde la sala de competición diciendo que las cámaras serían retiradas si Fischer aceptaba venir a jugar. Entonces el aspirante pidió también que se retrasase 35 minutos su reloj. Pero hay unas reglas de juego… Fischer perdió por incomparecencia al no presentarse a la primera hora de juego. De hecho no apareció en todo el día, permaneciendo encerrado en su habitación, con el teléfono desconectado.” 

Al terminar de escribir estas páginas, nos hemos encontrado en la página de la Fide una entrevista que el GM Svetozar Gligoric, que ya hoy tiene 86 años, le concede al GM Lputian, Director organizador del Torneo Grand Prix de Jermuk, en Armenia.

 Pregunta Lputian: A menudo los aficionados al ajedrez estamos muy centrados en el descubrimiento y la promoción de las estrellas que están surgiendo. Pero es a la vez adecuado y oportuno rendir tributo a las leyendas vivas; a las personas que prepararon el camino que caminamos hoy. El conocimiento que hoy tenemos es atribuible a los guerreros de la generación pasada. Los organizadores del torneo en el Gran Premio de Jermuk, Armenia son sensibles y agradecidos por todo lo anterior, y como tal, tuvieron el gesto magnánimo de invitar a una de las más grandes figuras de ajedrez de todos los tiempos, el serbio GM y campeón del mundo de candidatos Svetozar Gligoric, para ser el invitado de honor del evento del Gran Premio en honor de uno de sus principales rivales (y amigos), el campeón del mundo Tigran Petrosian.

¿Cómo evalúas la calidad del ajedrez que se está jugando aquí en Jermuk?

Contesta Gligoric: Por supuesto que estoy satisfecho con la calidad global del juego aquí en Armenia, y ha habido algunas partidas verdaderamente excepcionales. En mi opinión, hoy en día jugar al ajedrez es mucho, mucho más difícil de lo que era en mis tiempos. Hoy en día, los jugadores están mejor preparados, pero el aspecto creativo del juego ha disminuido. El papel de la Internet y la presencia ubicua de los ordenadores son importantes, y los jugadores están obligados a acceder a la información más reciente y las líneas de actualidad. Además de eso, los jugadores están obligados a ascender con ideas nuevas, algo que no es tan fácil de hacer a tan temprana edad.

SL: ¿A qué edad empezaste a jugar al ajedrez?
 
SG: Empecé mucho más tarde de lo que muchos suelen hacerlo; a la edad de once años. Pero como empecé algo tarde, el ajedrez fue fácil para mí. En 1939, a la edad de dieciséis años, me convertí en un maestro, en una época en la que había relativamente pocos, y en una edad temprana.

gligoric en sus anos mozos Fischer contra Spassky, de Svetozar Gligoric

Gligoric, en la década del cincuenta

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Aperturas, Curiosidades

Elimina todas las piezas — Sam Loyd

                        Comentarios 1 comentario

¿Cuántas jugadas necesitarías para eliminar todas tus piezas? ¿Y para eliminar las piezas de tu rival? Y ya que estamos, ¿para quitarlas todas del tablero y dejar solo los Reyes?

Todas estas preguntas se debió de hacer Sam Loyd antes de ocurrírsele esta genial idea, éste genial estudio.

Sam Loyd fue un grandísimo problemista de Ajedrez y también hizo problemas de Matemáticas, y en todos ellos brillaba y enmudecía a todo aquel que observaba sus problemas.

Pues bien en esta ocasión se preguntó cuantas jugadas necesitaría para eliminar todas las piezas del tablero, mediante jugadas legales, es decir pasar el brazo por el tablero o voltear el tablero no vale, de acuerdo? icon wink Elimina todas las piezas    Sam Loyd

Antes de ver el video os invito a que lo intenteis y después cuándo veais en cuantas jugadas lo consiguió Sam Loyd no os deprimais, pero seguro que el lo consigue en alguna que otra jugada menos que vosotros.

Pincha para ver el video.

Espero que os haya gustado, y si lo habeis intentado, pues que hayais pasado un rato agradable que es de lo que se trata.

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Vídeos

Tags TAGS: , , , ,

“Mis 60 mejores partidas”, de Bobby Fischer

                        Comentarios 11 comentarios
robert j fischer1 Mis 60 mejores partidas, de Bobby Fischer

Bobby espera, confiado, un rival

En mi opinión, nos encontramos ante un libro clásico del ajedrez. Estilística y ajedrecísticamente comparable con los que escribió Alekhine en su mejor época. Y éste es un buen punto de comparación, puesto que los libros de Alekhine están probablemente entre los mejores que nos haya dejado alguien de un nivel tan alto. Se me ocurre que Bronstein, Keres, Alekhine y Fischer, para hablar solamente de los jugadores de élite que nos dejaron comentada su producción, escribieron los mejores libros. En el caso de Capablanca, que escribió varios, puede decirse que sus libros, aunque en un comienzo tuvieron mucho éxito, con el tiempo han ido pasando a un segundo plano. Y creo que sin ser injustos, podríamos decir lo mismo de los de Lasker, que le dedicó un libro a un curso de ajedrez, en el que prometía que en 24 horas de estudio un novato podría alcanzar el nivel de campeón mundial; algo que 100 años después todavía no se ha podido poner en práctica.

El libro de Fischer tiene varias particularidades. Las partidas comentadas corresponden a un período relativamente breve: 1957 -1967; una época en la  que el tipo está surgiendo. Está en su lucha personal contra la élite rusa; una lucha que prácticamente dio solo y que le obligó a aprender ruso, para estar al día en las novedades y los estudios de una época en la que la Unión Soviética llevaba la voz cantante en el tema. Época que podemos situar entre los años 1940 y 1990; 50 años.

Otra particularidad del libro es que Fischer incluye entre las partidas tres derrotas: con Thal, Spassky y Geller . Aparentemente, uno no podría decir que entre las que considera mejores hay tres perdidas y nueve tablas. Pero él nos dice que todas las partidas que componen el libro contienen para él “algo memorable y excitante, incluidas las tres derrotas”.

Otra característica que le da mucho valor al libro son las introducciones que Larry Evans hace a cada partida. A propósito, nos dice Fischer en el prólogo: “deseo, en fin, expresar mi gratitud a Larry Evans, gran amigo y colega, por su valiosa ayuda en la preparación del texto, así como por sus espléndidas y lúcidas introducciones”.

Veamos una de esas introducciones de Evans, para que el lector se forme una idea de su calidad.

“Un farol.

“Esta es la primera victoria de Fischer sobre Vassily Smyslov y es difícil recordar otro caso en que el excampeón mundial, conduciendo las blancas, reciba un correctivo tan severo.

Smyslov, en la jugada 13 de una tensa apertura, comete lo que parece ser un error de dedo y antes de resistir dentro de los cauces de una batalla posicional, opta por sacrificar un peón, a fin de recuperar la iniciativa. Pero esta táctica resulta ser equivocada por cuanto la simple pérdida de este peón conduce a la derrota. Defendiéndose con absoluta precisión, Fischer se consolida gradualmente, asomando la sombra del peón cada vez con mayor nitidez, a medida que se acerca el final. Smyslov deambula por todo el tablero intentando desesperadamente crear complicaciones y evitando cambios como la plaga, pero es incapaz de salir del túnel”.

Los comentarios a las partidas van por cuenta de Fischer, que los hace de una manera amena, con muy buen sentido del humor y muchos diagramas, pero incluyendo a veces largas variantes, que hacen tan tediosa la lectura de cualquier libro de ajedrez.

Y ya que hemos empezado con la partida jugada contra Smyslov, sigamos con ella.

Smislov-Fischer . Defensa Siciliana .

1. e4 c5; 2. Cf3 d6; 3. d4 cxd; 4. Cxd Cf6; 5. Cc3 a7; 6. Ag5 e6; 7. f4 Ae7; 8. Df3 Dc7; 9. 0-0-0 Cbd7

Estos son caminos bastante conocidos.  A primera vista, la ventaja de espacio del blanco es aplastante.  Pero cualquier imprecisión del blanco puede ser fatal, como veremos más adelante. En sus comentarios, Fischer dice que 9…h6 es débil.

10. g4 b5; 11. AxC CxA; 12. g5 Cd2; 13. Ah3?

Comentario de Fischer a esta jugada: “¿Omisión o innovación? En cualquier caso, después de esta jugada las negras pierden toda su ventaja teórica, perdiendo incluso la iniciativa. Era preciso 13. a3 Ab7…” Y enseguida nos da dos extensas variantes, con partidas de Thal – Gligoric y Sherwin -Fischer.

13…b4!; 14. Cce2 Ab7; 15. Rb1?

Comenta Ficher: “En esta aguda variante las blancas no pueden permitirse estos lujos: 15. Cdb3 evita caer en desventaja; mientras que la especulativa 15. Axe6!? fxe6; 16. Cxe6 Dc4; 17. Cxg7+, etc, favorece a las negras…”

15…Cc5; 16. Cg3 d5!

“En este momento pude ver por la expresión de su cara que Smyslov se consideraba hecho polvo”: Fischer.

posicion despues de 16d5 Mis 60 mejores partidas, de Bobby Fischer

posición después de 16...d5!

17. f5!?

(Smyslov se decide a entregar un peón. La otra posibilidad era 17. e5, que Smyslov evita con muy buen criterio.  ”Si 17. e5 b3!; 18. Tc1 D6b! y si 19. c3 a5, seguido de 0-0, con poderoso ataque”. Fischer.

17…dxe; 18. Dg4 exf; 19. Cdxf g6!

["Quiza se le había escapado este sencillo remiendo. ¿Esperaba acaso 19...0-0?; 20. Ch5! g6; 21. Dg3! ganando material (si 21...Ad8; 22. Txd8! Dxd8; 23. Cf6+, etc.)?  El resto de la partida es como suele decir el tópico: mera cuestión de técnica: las negras tienen un peón de más y mejor juego"] Fischer. Una de las ventajas de Fischer es que a Smyslov no le convienen los cambios.

20. Cxe7 Dxe7; 21. Df4 0-0; 22. Td6 Tad8; 23. Tf6

Naturalmente, Smyslov evita el cambio.

23…Td5; 24. Ag4 Cd7; 25. Tf1 e3;

No se puede tomar la torre con el caballo por 28. gxC De5; 29. Dh6 ganando.

26. b3 Td2;

“Amenazando 27…CxT; 28. gxC Dc5!” Fischer. (ganando un tiempo con la amenaza de jaque en c2, seguido de mate).

posicion despues de 26td72 Mis 60 mejores partidas, de Bobby Fischer

Posición después de 26...Td2

 27. Axd7
 
(“Forzado, pero ahora el juego blanco se deteriora rápidamente y el peón extra hace sentir su presencia”. Fischer)
 
27…TxA (no se puede tomar con dama porque se pierde el peón); 28. Te1 Te8; 29. h4 Dc5!; 30. Dc4
 
(“Horrible pero necesario, a fin de evitar …Dc3″) Fischer.
 
30…DxD; 31. bxD  Td4; 32. c5 Txh; 33. c6 Ac8; 34. Td6 Tc4; 35. Rb2 Rg7; 36. Rb3 Tg4; 37. Ce2 Te6!; 38. Ted1 Tg2; 39. Cf4 TxT; 40. TxT Td2; 41. Td3
 
(“Única. Smyslov se hubiese rendido si la partida se hubiese aplazado en este punto. Pero ambos continuamos jugando rápido, empujados por la ansiedad del momento.” Fischer)
 
41…Tf2; 42. Td4 e2; 43. Cd3 Af5; 44. c7 Tf3; 45. c8=D AxD; 46. Te4 Af5; 47. Txe AxC; 48. cxA Txd+; 49. Rxb4 Td5; 50. Tg2 h6; 51. gxh+ Rxh; 52. a4 g5;
53. Tc2 Td6; 54. Rc5 Te6 Abandona.
posicion final1 Mis 60 mejores partidas, de Bobby Fischer

Posición final

 
Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

La inmortal de Rubinstein

                        Comentarios 0 comentarios
rubinstein La inmortal de Rubinstein

Rubinstein, otro campeón sin corona

 Nacido en Polonia, Rubinstein aprendió a jugar al ajedrez a los dieciséis años. Dedicado de tiempo completo al estudio, en poco tiempo hizo tan importantes progresos que en 1903 desafió a Salwe, el mejor jugador polaco de la época, que hasta hacía poco podía darle torre de ventaja. Ante el asombro general, el joven Rubinstein entabló el match. Ese mismo año participó en el torneo nacional ruso, jugado en Kiev, donde consiguió un excelente quinto puesto.

Rubinstein era un hombre disciplinado. Según él, le dedicaba seis horas diarias al estudio del juego durante 300 días al año; los otros sesenta a jugar torneos y los cinco restantes a descansar.

En 1908 venció en matches a Teichmann , Mieses y Marshall. En 1910, cuando Schlechter desafió a Lasker por el título mundial, muchos lo consideraban el mejor jugador de ajedrez del mundo. Su gran año fue 1912, en el que ganó cinco torneos seguidos y produjo tan hermosas partidas que aún hoy se reproducen con admiración. Ganó en San Sebastián , Pistyan , Breslau , Varsovia y Vilna .

También obtuvo el reconocimiento de otros grandes ajedrecistas de su época. Capablanca, refiriéndose a la partida Rubinstein—Schlechter (San Sebastián, 1912 ), dijo: “pocas partidas me han impresionado tanto. Para mí, es una obra maestra completa, un monumento de grandiosa precisión. Por sí sola sirve para demostrar cómo debe jugarse al ajedrez…” A su vez, Reti, dijo: “…la casi milagrosa exactitud con que las negras conducen sus fuerzas a la victoria” en el final de la partida Tarrasch-Rubinstein, (San Sebastián, 1912).

En este periodo de 1907 a 1912 vence en numerosos torneos y despliega un depurado estilo, que hace de él el candidato obligado para disputarle a Lasker el título. Rubinstein reta en esta época a Lasker, pero no llegan a un acuerdo: los dos jugadores aceptan todas las condiciones, excepto si se juega por la mañana, como quería Rubinstein, hombre madrugador y disciplinado; o por la tarde, como quería Lasker, acostumbrado a levantarse tarde. Después de tres años de negociaciones, Rubinstein cede, pero el encuentro no se puede disputar por el estallido de la I Guerra Mundial. Pobre, solitario y tímido, la precariedad y la angustia que significó la Gran Guerra, afectaron seriamente su endeble sistema nervioso. Y aunque luego volvió al tablero, su nivel de juego se resintió notoriamente. Sin embargo aún pudo derrotar a grandes jugadores, como Schlechter y Bogoljubov , y venció en Triberg (1921), Viena (1922), Marienbad (1925) y en algún otro torneo. Pero su desequilibrio psíquico lo condujo a una espiral de manías persecutorias. La grave enfermedad que padecía le hacía comportarse extrañamente durante las partidas: hacía su jugada y se iba a un rincón de la sala para no molestar a su adversario, y allí se apoyaba en la pared y comenzaba a mover el cuerpo en círculos mientras hablaba en voz baja. Al final, según el escritor Vladimir Nabokov , como no soportaba la presencia del rival, le ponían un espejo al frente.

Después de 1932, no volvió a competir en torneos, aunque se le invitaba a participar. Perdió su lucha de toda la vida por su salud mental, empeoró y pasó un largo tiempo en un sanatorio. Pero como no hay mal que por bien no venga, esto lo protegió de los nazis durante la Segunda Guerra. Aunque según otras versiones, en su calidad de judío y polaco, sufrió persecuciones.

Murió en el año 1961. Sus últimos 30 años los vivió retirado del ajedrez, prácticamente en el anonimato.

Veamos una de sus producciones más espectaculares:

 Rotlewi, GeorgeRubinstein, Akiba (1907) Defensa Tarrasch: 1. d4 d5 2. Cf3 e6 3. e3 c5 4. c4 Cc6 5. Cc3 Cf6 6. dxc5 Axc5 7. a3 a6 8. b4 Ad6 9. Ab2 0-0 10. Dd2?
[ 10. Dc2 es una opción mejor... ]
De7 11. Ad3 dxc4 12. Axc4 b5 13. Ad3 Td8 14. De2 Ab7

Las negras han terminado su desarrollo y las blancas apenas están enrocando.

15. 0-0 Ce5 16. Cxe5 Axe5 17.  f4 Ac7 18. e4 Tac8 19. e5?

Rotlewi le abre las líneas a la peligrosa  pareja de alfiles de Rubinstein.

Ab6+ 20. Rh1 Cg4 (Si la dama toma el caballo, la torre negra toma el alfil; y las negras quedan en posición superior) 21. Ae4 Dh4 (defiende el caballo y amenaza mate) 22. g3 Txc3!! Un movimiento grandioso e inesperado, que deja maltrecha la posición blanca) … 23. gxh4 (el moribundo puede comer de todo) 23… Td2; 24. Dxd2 Axe4+ 25. Dg2 Th3! 0-1

Una de las combinaciones más hermosas que se hayan jugado.

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Aperturas

El ahogado, un recurso olvidado

                        Comentarios 0 comentarios

Continuamos con el aprendizaje de algunos conceptos de Ajedrez básicos.

En este video-artículo hablaremos del recurso del Ahogado. Y es que el ahogado es un arma de doble filo. Ya que puede salvarnos más de una vez de alguna derrota más que segura.

Para aquellos que no sepan lo que es y en que consiste el ahogado, también lo podrán aprender en este video. A grosso modo el ahogado se da cuando un bando, al cual le toca jugar, no puede realizar NINGUNA jugada legal. Remarco lo de ninguna porque mucha gente piensa que si no puede mover el Rey ya se está en Ahogado, lo cual es del todo falso.

Otro error muy común es confundir el Ahogado con el Jaque Mate, la diferencia más evidente es que en el Jaque Mate se da jaque, a diferencia del Ahogado que no es jaque.

Pues bien os invito a disfrutar de este video y espero que cuanto menos os resulte interesante:

Pinchad para ver el video.

Espero que os haya gustado y que si podeis lo pongais en práctica en alguna partida, para así rascar medio punto.

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Vídeos

Tags TAGS: , , , ,

Gambito de Dama : 10 notas sobre las diferentes variantes.

                        Comentarios 3 comentarios

Mucho se ha escrito sobre el Gambito de Dama. Desde el siglo XIX a nuestro siglo XXI,  el Gambito de Dama ha sido una de las aperturas más jugadas a nivel magistral y entre los aficionados.
Desde 1842 conozco partidas y  grandes jugadores como Tarrasch, Lasker, Capablanca, Alekhine han sido grandes cultivadores de esta apertura.

Pero, en los últimos 20 años, el desarrollo que ha tenido esta apertura es tan importante que se justifica que hagamos una serie de 10 notas,  para que todos los amantes de ella y todos los nuevos jugadores conozcan las ideas que han hecho que, a nivel magistral, mantenga su vigencia y juventud.

Les comentamos esquemáticamente, cuales serán las líneas a analizar.

1.La Defensa Clásica
2.La Defensa Tartakower
3.La Defensa Cambridge-Spring
4.La Defensa anti Tartakower
5.La Defensa Lasker
6.La Defensa Semi-Tarrasch
7.La Defensa Ragozin
8.La Variante del Cambio
9.La Variante Tarrasch
10. Otras variantes

1. La Defensa Clásica.

La llamada Defensa Clásica se carateriza por las jugadas 1.d4 d5 2. c4 e6 3. Cc3 Cf6 4. Ag5 Ae7  5. e3 0-0  6. Cf3 Cbd7 y fue muy empleada en la década de los veinte. Posteriormente su popularidad cayó, prefiriéndose la Defensa Tartakower, que veremos luego.

Sin embargo, no son pocos los maestros que continúan empléandola con éxito.

gambito dama 1 298x300 Gambito de Dama : 10 notas sobre las diferentes variantes.

Las negras han completado su desarrollo . El Caballo Dama tiene dos funciones distintas dependientes de la continuación de la partida.

a) Apoya al Caballo Rey y a este respecto su presencia puede ser importante si las blancas juegan su alfil a d3 y su dama a c2, con intención de atacar h7.

b) Forma parte de la preparación necesaria para liberar la posición. Por ejemplo si las negras consiguen jugar …e5 sin desventaja para ´si mismas , esto les proporcionará igualdad en el centro y libertad de movimientos de sus piezas menores y en particular su Alfil “malo” que hasta ahora permanece encerrado.  En ciertas condiciones ….c5 puede ser el movimiento liberador.

7. Tc1
Este es un movimiento estratégico importante, jugando más tarde cxd las Blancs tienen la posibilidad de convertir la columna “c” en una columna semiabierta. Con su torre dominando la columna pueden jugar en ella de varias formas : doblando las torres, llevando la Dama a c2, etc.

Las respuestas del negro pueden ser varias, pero últimamente se juegan dos líneas de las cuales veremos una partida de cada una.

I) 7… a6    y    II)  7… c6

Veamos la partida Topalov- Peter H. Nielsen, en Dortmund 2005 que es un ejemplo de las oportunidades de ambos bandos.

I)  7 … a6

8. c5 Esta es la continuación más importante y moderna. Las Blancas logran inmediatamente una ventaja de espacio.

También se juegan otras líneas, alguna de ellas traspone a variantes que veremos luego.
Por ejemplo  8. a4 impidiendo el plan de las Negras de jugar …b5 a costa de un “hole” en b4. 8…c6 9.Ad3 dxc4 10. Axc4 Cd5 11. Axe7 Dxe7 12. 0-0 Cxc3 13. Txc3 e5 14. dxe5 Cxe5 15. Cxe5 Dxe5 16.f4 De4 17 a5 ! favorece a las Blancas por la debilidad  ”b7″ que le ha quedado a las Negras.
8.a3 también se ha jugado. Es una jugada de espera, en anticipación a la captura … dxc4 , pudiendo continuar así 8…h6 9. Ah4 dxc4 10. Axc4 b5 ! 11. Ae2 Ab7 12. 0-0 c5 13. dxc5 Cxc5 14.Cd4 Tc8 con similares posibilidades como en Capablanca-Alekhine, match por el título 1927, partida 21.
La automática 8. Ad3 no es muy buena, ya que permite a las Negras realizar su plan. 8…dxc4 9.Axc4 b5 10.Ab3 Ab7 11.0-0 c5 12. De2 cxd4 13. exd4 Cb6 14. Tfd1 Tc8 con posición confortable para el negro.
8.cxd5 traspone a la Variante del Cambio que veremos luego.

8…c6 apoyando el peón d5 como preparación para la jugada liberadora …e5

9. Ad3 desarrollando a una importante diagonal y preparando el enroque. 9… e5 logrando el negro su jugada liberadora.

10. dxe5 Ce8 un retroceso más prudente que 10…Cg4 , en que las Blancas pueden seguir con 11. Af4 Cxc5 12.h3 Cxd3+ 13. Dxd3 Ch6 14. Axh6 gxh6 15. 0-0 f6 16. e4 con ventaja blanca.

11. Axe7 Dxe7 12. Dc2  h6 retomando el control de la casilla f6.

13. e4 rompiendo el centro para sacar ventaja del poco desarrollo de las Negras.13…Cxe5 14. Cxe5 Dxe5
15.0-0 dxe4
PH Nielsen juega la línea moderna. Antes se jugaba 15…Cf3 16. exd5 Cg4 17.g3 Dh5 18. h4 cxd5 19. De2 Ae6 con similares chances

16. Cxe4 Cf6 Nielsen trata de cambiar caballos.gambito dama 2 300x300 Gambito de Dama : 10 notas sobre las diferentes variantes.
17. Tfe1 Cxe4 18. Txe4 Dx7 19. Tce1 Ae6
el Alfil sale justo para impedir la ocupación de la séptima línea por parte de las Blancas.

20. Dc3 Tac8 21. T1e3 Af5 22. Te7 Td7 23. Tg3 g6  24. Txd7 Dxd7 25. Te3 Axd3 26. Txd3 De6
Nielsen se ha defendido bien y ahora la partida se encamina a las tablas.

27. a3 Te8  28. g3 h5  29. Dd4 Dh3 30. Td1 Df5  31. h4 Df3  32. Tf1 Te2  33. Db4 Te7 34. Te1  tablas

II) 7…c6
Aquí analizaremos la partida Atalik – Zheliandinov, Podlehnik 2001
Esta es la  línea principal, pero se ha dejado de jugar un poco a nivel magistral por la dificultad que tienen las Negras de conseguir oportunidades de ganar. De todas formas hay que conocer bien con Blancas como jugar

8. Ad3 dxc4

Las Negras pueden jugar también una línea conocida como el “Fianchetto extendido” 8. …h6 9. Ah4 dxc4 10. Axc4 b5 11. Ad3 a6 12. a4 ! hay que romper rápido los planes de las Negras b4 13. Ce4 Cxe4 14. Axe7 Cxf2 15. Axd8 Cxd1
16. Rxd1 Txd8  17. Txc6 Ab7 18. Tc7  con ventaja blanca

9. Axc4 Cd5 esta centralización se conoce como la “jugada igualadora de Capablanca”

10. Axe7 Dxe7  11. Ce4 centralización del caballo introducida en la prácitca por E. Colle 11… C5f6
este es el principal método de quitar el caballo centralizado , se han jugado varias continuaciones diferentes en esta posición, entre las que citaremos  11.  …Ab4+  ,  11…  e5  ,  11… b6 recomendando varios autores esta última por los “desbalances” producidos.

12. Cxf6 Dxf6 13.0-0 e5

gambito dama 3 300x300 Gambito de Dama : 10 notas sobre las diferentes variantes.

14. e4 una jugada tibia que busca tener un final un poco mejor.
Alternativa es 14. d5 e4! 15. dxc6 bxc6 12. Cd2 Dg6 13. f4 Cf6  con partida igualada. Ivanchuk-Asrian, Antalya 2004

14…exd4 15. Dxd4 Dxd4 16. Cxd4 Ce5 ? 17. Ab3 Td8 18. Tfd1  ad7  19. f4  ahora se ve lo floja que fue 16…Ce5

19… Cf6  20. f5  Ce5  21. Tc5 !  Cg4  22. h3  b6 ? error decisivo de acuerdo a los análisis de Atalik.

23. Cxc6  Axc6  24. Txd8 +  Txd8  25. Txc6  1-0    Después de 25…Ce5  26. Tc7  Rf8  27. Txa7 la ventaja material es demasiada.

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Aperturas

“Ajedrez de torneo”, de David Bronstein

                        Comentarios 0 comentarios

 

bronstein Ajedrez de torneo, de David Bronstein

David Bronstein

Estoy de acuerdo con los que dicen que uno de los mejores libros que se han escrito sobre algún torneo es “Ajedrez de torneo”, el libro de David Bronstein sobre el torneo de candidatos de Zúrich 1953. Claro está que se trata de uno de los torneos de candidatos más fuertes que se hayan jugado. Para que los lectores sepan quiénes jugaron y en qué posición quedaron, veamos la tabla final: 
1. Vasily Smislov
2. David Bronstein
3. Paul Keres
4. Samuel Reshevsky
5. Tigran Petrosian
6. Efim  Geller
7. Miguel Najdorf
8. Alexander Kotov
9. Marc Taimanov
10. Yuri Averbakh
11. Issac E. Boleslavski
12. Laslo Szabo
13. Svetozar Gligoric
14. Max Euwe
15. Gedeón Sthalberg

El torneo se jugó a doble vuelta. Con excepción de Euwe, Sthalberg, Reshevsky y Najdorf, los demás jugadores eran soviéticos. El ganador fue Smyslov, y con ello obtuvo el derecho a enfrentarse a Botvinnik por el título mundial. Este encuentro se pactó a doce partidas y terminó empatado, por lo cual Botvinnik retuvo el título, según las normas establecidas. Por lo demás, éste nunca ganó un match por el campeonato mundial. Todos los empató.

Existen dos libros sobre el torneo. El de Najdorf y el de Bronstein. No conozco el primero, aunque he escuchado comentarios muy elogiosos sobre él. 

En el caso de Bronstein, hay que decir que sus comentarios, además de amenos, acertados y didácticos, tienen la ventaja de no atiborrarnos con extensas variantes, que hacen difícil y aburridora, por no decir imposible, la lectura de cualquier libro. El mismo Bronstein nos cuenta en el prefacio a la primera edición cuáles fueron sus intenciones al escribir el libro. “Mientras trabajaba en mi primer libro, traté por todos los medios de situarme en el lugar del lector y de recordar mis emociones cuando abría cada libro de ajedrez que caía en mis manos, esperando encontrar en él ideas vivas, palabras inteligibles, formas de la belleza del arte ajedrecístico. Aprendí mucho de los libros y aún ahora recuerdo, agradecido, lo mejor de todos ellos”.

“Mi trabajo, durante la preparación del libro, partió de la premisa de que cada enfrentamiento era algo valioso, que constituía una obra de arte producida por la lucha creativa entre dos maestros de la misma categoría. El núcleo de una partida de ajedrez consiste en una batalla creativa de planes e ideas, cuya más alta manifestación tiene lugar en el medio juego. Un buen número de posiciones típicas que se suceden como resultado del enfrentamiento de planes son analizadas en el libro. Ciertos conceptos estratégicos, tales como la debilidad de las casillas negras, la ventaja de la pareja de alfiles, la fuerza relativa de las piezas, súper-protección y otros, son igualmente examinados, así como la influencia de elementos sicológicos como la intuición, los recursos o la voluntad de vencer”.

“Traté de no sobrecargar el libro con demasiadas variantes. Las variantes tienen interés si revelan la belleza de nuestro juego; son innecesarias si van más allá de lo que un ser humano es capaz de calcular; son nocivas si pueden ser sustituidas por el estudio o la explicación de aquellas posiciones en las que la intuición, la imaginación y el talento deciden el desenlace de la lucha”.

No todo puede ser cálculo. La intuición y la imaginación pueden y suelen ser la mejor herramienta en muchas combinaciones.

En el prólogo o prefacio a la segunda edición, Bronstein hace unas consideraciones muy interesantes sobre la evolución de las aperturas:
“En otros tiempos, digamos en la segunda mitad del siglo pasado (el XIX), el juego solía comenzar con el avance del peón de rey y las negras, en la mayoría de los casos, replicaban con la misma jugada. Defensas como la Siciliana y la Francesa se empleaban también, pero eran relativamente raras. Salvo algunas excepciones, no menos del 50% de las partidas de los torneos eran abiertas, a menudo un porcentaje un poco mayor. A finales del siglo pasado y comienzos del actual (el XX), se produjo un cambio significativo en las preferencias, inclinándose las blancas por aperturas cerradas y las negras por defensas semi-abiertas. Así, en el torneo internacional de Cambridge Springs de 1904, el gámbito de dama fue la apertura más empleada, la Ruy López la segunda y la siciliana tercera. En los torneos celebrados entre 1890 y 1900 comenzaron a verse las Indias. Estos fueron los primeros signos de un nuevo concepto”.

A los interesados en la evolución del juego, los invito a que examinen la manera como se juega hoy un Gambito de dama aceptado. La denominación de “juego cerrado” ya no es la apropiada para clasificar el tipo de partida que se produce. Capablanca y Alekhine se quedarían aterrados viendo una partida de éstas. Allí no hay ataques directos al rey, pero cualquier imprecisión lleva inexorablemente a la pérdida de la partida.

Continuando con el tema de la evolución de las aperturas, nos dice Bronstein:
“En el torneo a doble vuelta de Bled –en 1931-, en el que tomaron parte Alekhine, Bogoljubow, Nimzovitch, Vidmar, Flohr, Tartakower, Maroczy, Spielmann y otros, el Gámbito de Dama y otras aperturas de Peón Dama se jugaron 77 veces. De éstas, las blancas vencieron en 20 ocasiones y las negras en trece. Entretanto de las veintiuna partidas en que se produjeron Defensas Indias, las blancas se impusieron en dos y perdieron… ¡catorce! ¿Es sorprendente que en el período que siguió, los años 30 y 40, los practicantes del Gámbito de Dama se hallasen en dificultades? Los numerosos éxitos de algunos jugadores soviéticos y otros eran inseparablemente asociados al desarrollo de nuevos sistemas defensivos en las Defensas Siciliana e India de Rey, así como en la Nimzo-india y la Grünfeld.”

 

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Aperturas

Lasker vs Bauer; una combinación famosa del pasado

                        Comentarios 1 comentario
lasker2 Lasker vs Bauer; una combinación famosa del pasado

Emanuel Lasker

Emanuel Lasker es una de las figuras más emblemáticas del ajedrez de comienzos del siglo XX. Inició una larga y brillante carrera en el año 1889, el año en que jugó la partida que vamos a ver, y la terminó en el año 36. A los 56 años, ocupó el primer puesto en el torneo de Nueva York de 1924, por delante de Capablanca, Alekine y el resto de la élite del momento. Estuvo activo durante 47 años. Su carrera fue más larga que la de Kasparov, pero más breve que la de Korchnoi, que es el que ostenta hasta hoy la mayor longevidad como Gran Maestro.
Amigo personal de Einstein y profesor de filosofía y matemáticas en diferentes universidades alemanas, puede decirse que Lasker ha sido uno de los ajedrecistas más cultivados intelectualmente.
Aprendió el ajedrez al lado de Bertoldo, su hermano  mayor, que fue médico y también un ajedrecista notable.
Por razones que desconocemos, a pesar de lo exitoso que fue en su vida, en muchos momentos su situación económica estuvo apretándolo y haciéndole pasar malos momentos; al final de su vida lo encontramos en el torneo de Moscú de 1936, aquejado por problemas de salud, jugando por la física necesidad del dinero, con un nivel muy inferior al de siempre.
E. LaskerJ.H. Bauer. Ámsterdam, 1889. Apertura Bird.
1. f4 d5; 2. e3 Cf6; 3. b3
(Puede considerarse una jugada débil, puesto que permite 3… d5, que dejaría en muy malas condiciones al blanco.)
3…e6 (probablemente en aquellos tiempos no se le prestaba a la apertura tanta atención como se le empezó a prestar después.
4. Ab2  Ae7; 5. Ad3 (Hoy seguramente en muy pocas ocasiones veremos un alfil colocado de forma tal que bloquee sus propios peones).
5…b6; 6. Cc3 Ab7; 7. Cf3 Cbd2; 8. 0-0 0-0; 9. Ce2
(Jugada hecha con la idea de valorizar el alfil de casillas negras, pero exponiendo al cambio el de casillas blancas.)
9… c5; 10. Cg3 Dc7; 11. Ce5 CxC; 12. AxC Dc6; 13.De2 a6
(Ajeno al peligro en que se encuentra su posición, Bauer pretende atacar en el flanco de dama)

 

posicion despues de 13 a6 Lasker vs Bauer; una combinación famosa del pasado 

Diagrama después de la jugada 13…a6.
14. Ch5! CxC . Pensando en que después del cambio de caballos podrán defenderse con 15…f5; pero:
15. Axh7+! RxA; 16. DxC+ Rg8; 17. Axg7! (Otro sacrificio de alfil, que deja muy desamparado al rey negro).
…RxA; 18. Dg4+ Rh7; 19. Tf3 e5 (única)
20. Th3+ Dh6; 21. TxD+ RxT (Bauer cree que entregando su dama la posición todavía sea defensable). Pero:
22. Dd7! Se pierde uno de los alfiles.
22… Af6; 23. DxA Rg7;  24. Tf1 Tab8; 25. Dd7 Tfd8; 26. Dg4+ Rf8; 27. fxe5 Ag7 (penosa obligación. Si AxP, sigue Df5, amenazando mate y el alfil)
28. e6 Tb7; 29. Dg6 f6; 30. Txf6+! AxT; 31. DxA+ Re8; 32. Dh8+ Re7; 33. Dg7 Abandona.  

berlinchen tierra natal de lasker Lasker vs Bauer; una combinación famosa del pasado

Berlinchen, tierra natal de Lasker

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Aperturas