Siguiendo con la serie de libros imprescindibles, hoy vamos a hablar de “Al ataque”, el apasionante relato de la vida del gran maestro de ajedrez Mikhail Tal, contada por él mismo a un periodista de nombre Y. Damsky.

al ataque Al ataque   Mikhail Tal

Por no entrar en muchos detalles sobre la vida de Tal, (que contará en un futuro con su propia entrada) diremos simplemente que ha sido considerado uno de los mayores genios que ha dado el ajedrez. Fue campeón mundial a los 24 años (record que le arrebató Kasparov, que hizo lo propio con 22) y aunque su reinado solamente duró un año, su influencia sobre el tablero todavía se deja sentir en el siglo XXI. Extraoficialmente fue conocido como “La llama”, “el mago de Riga“, “Gangster del tablero” o “El jugador más agresivo de la Historia”; de hecho su fama de kamikaze del tablero le llegó ya desde el principio de su carrera. Sus partidas siempre daban espectáculo y eran las preferidas no sólo por los aficionados, también por los jueces y especialistas que solían adjudicarles muy a menudo el premio a la partida más bella. De pronto el juego audaz, imaginativo y enérgico de Tal había derrotado al técnico, estructurado y previsible de Botvinnik y Smyslov. De ahí la importancia de esta obra, que por fin desvela todas las claves del gran maestro Letón y que cambió para siempre la forma de entender ajedrez.

tal20y20fischer Al ataque   Mikhail Tal

Al ataque se compone de varias partes. La primera de ellas titulada Treinta años de ajedrez es la base de todo el libro, y en ella Tal hace un completo recorrido por toda su carrera (1947-1977) dando muestras de un fino sentido del humor y de una memoria portentosa. Su carácter afable y abierto le granjeó la amistad de la mayoría de los jugadores del panorama internacional. Gracias a ello el relato está sembrado de jugosas anécdotas personales que muestran la cara más humana y menos conocida de los grandes maestros: Botvinnick, Petrosian, Fischer

Además en este capítulo también aparecen: la archiconocida anécdota del hipopótamo en el estanque (Tal estuvo 40 minutos pensando en como sacar un hipopótamo de un estanque en el transcurso de una partida importante) o aquella vez que Fischer cambió su movimiento al ver que Tal comenzó a reírse tras verlo anotado en su planilla (cuando en realidad el movimiento era acertado). El gran maestro también nos habla de su fastidiosa costumbre de perder siempre la primera partida en cualquier torneo o competición en la que participase, de sus pésimos resultados, cuando por cuestión de equipo tenía que refrenar su ímpetu atacante, de sus problemas de salud (principalmente renales, con el tiempo acabaron extirpándole un riñón) que le persiguieron a lo largo de toda su carrera, de su enfrentamiento con nuestro precoz campeón europeo “Arturo Pomar” (al que ganó) etc.

taaal 673x1024 Al ataque   Mikhail Tal

El segundo capítulo Recordando con agrado es una recopilación de partidas de Tal comentadas por el mismo y que nos muestra al maestro en todo su esplendor dominando toda clase de aperturas: Española, francesa, holandesa, siciliana, defensa india de rey, Caro-Kann… Como muestra de su estilo comentando sus partidas os dejo una muestra: Tal iba con las negras contra Fischer, y se permite esta anotación en su primer movimiento.
1.e4 e6!

En el tercer capítulo, Cayendo en la trampa, se nos muestra el peculiar método que Tal empleaba a veces para ganar sus partidas: se dejaba aparentemente caer en la trampa para a continuación, con un movimiento intermedio inesperado, desbaratar toda la posición poniéndola patas arriba.
En el último Meditaciones ante el altar aparecen distintos tipos de sacrificios (a los que tan aficionado era el maestro) ordenados por la pieza que se entrega: de peón, de pieza, de torre, de dama… y de todo.

En resumen Al ataque es un libro que no puede faltar en tu estantería y está indicado tanto para el jugador novato y primerizo como para el de alto nivel. Y además de ofrecer un rico retrato del ambiente de la alta competición, se nos muestra la cara más humana y menos conocida del juego, de la mano de uno de los mayores ajedrecistas de todos los tiempos.