newyork19242 Campeonatos mundiales del pasado III

Después de Londres 1922, donde Capablanca sorprendió a sus colegas con su juego y con las onerosas condiciones financieras que les imponía a sus posibles retadores, se dedicó a la escritura de su libro Fundamentos del Ajedrez, obra dedicada a los principiantes. El libro en un principio tuvo una buena acogida, especialmente entre el público inglés, generalmente muy benévolo con el campeón. Pero con el tiempo ha perdido interés.
Lo volvemos a ver jugando en un torneo importante en marzo de 1924, en la ciudad de Nueva York; un torneo a dos vueltas, en el que participaron Lasker, Alekine, Bogoljubow, Yates, Tartakower, Maroczy, Janowski, y en representación de los Estados Unidos, Marshall y Edward Lasker. Según Vassily Panov, autor del libro Capablanca, Alekine estaba realizando una gira por los Estados Unidos con el objeto de recolectar fondos para jugar el match contra Capablanca. Pero no encontró eco. Más bien hubo gentes interesadas en financiar un gran torneo, y fue éste de 1924.
Pronto se vio que el campeón no estaba en la mejor forma. En las primeras tres rondas hizo tablas antes de la jugada 30. En la cuarta, con Alekine, le ganó un peón, pero no fue capaz de ganar la partida. En la quinta, perdió con Reti; era ésta su primera derrota en diez años, y la primera y última derrota de su vida ante este jugador. En la segunda parte del torneo mejoró su juego, pero no pudo alcanzar a Lasker, que estaba imbatible, a pesar de sus 56 años. De las 20 partidas jugadas, Lasker ganó 13, entabló 6 y perdió 1; casualmente, la perdió con Capablanca, precisamente con el que quería concretar un match de desquite. Capablanca ganó 10, entabló 9 y perdió 1, y ocupó el segundo lugar con 14 ½  puntos. De tercero quedó Alekine, con 12 puntos (6 ganadas, 12 tablas y 2 perdidas).
En sus comentarios sobre el match, para la revista norteamericana de ajedrez, Capablanca dijo que se había sentido enfermo. Y que Lasker había ganado porque los jugadores jóvenes habían estado por debajo de su nivel; que, además, Lasker había jugado mejor en La Habana, cuando él le quitó el título. Mejor dicho: que él le había ganado a un Lasker mejor que el que acababa de ganar este torneo.
Dice Panov: “Capablanca no entendió por desgracia que el secreto del éxito de Lasker, que estuvo a punto de perder varias partidas pero luego las ganó o por lo menos logró entablarlas, se debía al hecho de que no le asustaba el riesgo de las complicaciones, mientras que él, sobre todo al comienzo, jugó con una apatía incomprensible”.
En su afán por hacerle el quite a un match, Capablanca propuso que se jugara uno entre Lasker y Alekine. Había quedado por debajo de Lasker, pero le había ganado un encuentro individual, y había quedado por encima del Alekine en la tabla. A todas luces tenía temor de exponer su título y estaba buscando salidas falsas.
Por su parte Alekine, que estaba en plena campaña para conseguir la financiación y retar a Capablanca, escribió:
“En el torneo de Nueva York pude hacer una observación muy alentadora, que fue para mí una verdadera revelación, a saber: en nuestro primer encuentro Capablanca me superó en la apertura, tuvo una posición ganadora en el medio juego y conservó gran parte de su ventaja en el final de torres, pero dejó escapar la victoria y debió conformarse con la división del punto. Esto me hizo pensar, sobretodo porque Capablanca tenía muchos deseos de ganar la partida para alcanzar a Lasker, que iba primero y que precisamente acababa de ganarme el día anterior. Yo estaba seguro de que habría ganado si hubiera tenido la posición del Capablanca. En una palabra: descubrí en el juego de éste una pequeña debilidad, una creciente inseguridad ante una resistencia tenaz. Ya había observado antes que Capablanca cometía de vez en cuando minúsculas inexactitudes, pero no sospeché que no pudiera librarse de ese defecto ni siquiera a costa de un máximo esfuerzo de su voluntad. ¡Fue para mí una revelación de gran importancia para el futuro!
¡El que tiene enemigos no duerme! Y Capablanca estaba dormido en los laureles.

t0camo545ocazkbv94ca4c2ev9can3119fca6nkkuocavke0qtca43wl6eca6obyu2canon7k7caltksfgca5ou5fncaj7d14oca9tfipfcam1o3f8cavnv2vpcavn506xcajsnxrccaoh2lm92 Campeonatos mundiales del pasado III

Lasker

aljechin1 Campeonatos mundiales del pasado III

Alekine

capablanca Campeonatos mundiales del pasado III
Capablanca