Categoría: Curiosidades

Jugadores con mas de 2700

                        Comentarios 1 comentario

Esto es una lista de los jugadores de ajedrez que tinene un rating superior de 2700 en el mundo.

Ranking Nombre Rating Cambio Juegos
01 Carlsen 2812,0 +10 10
02 Anand 2808,4 +4,4 10
03 Aronian 2805,1 +4,1 9
04 Kramnik 2786,2 -4,8 9
05 Topalov 2774,8 -11,2 10
06 Grischuk 2774,1 +3,1 9
07 Mamedyarov 2772,2 +9,2 9
08 Karjakin 2769,5 +9,5 9
09 Ivanchuk 2764,0 0 0
10 Nakamura 2748,2 +7,2 9
11 Ponomariov 2744,0 0 0
11 Radjabov 2744,0 0 0
13 Wang Yue 2743,2 -12,8 13
14 Wang Hao 2739,2 +12,2 13
15 Gashimov 2736,0 +3 10
16 Gelfand 2733,2 -7,8 9
17 Wojtaszek 2728,3 +2,3 2
18 Jakovenko 2726,0 0 0
18 Kamsky 2726,0 0 0
20 Svidler 2724,8 +2,8 2
21 Bacrot 2724,5 +9,5 12
22 Eljanov 2724,2 -17,8 9
23 Adams 2724,0 +1 2
24 Shirov 2722,3 -12,7 15
25 Movsesian 2720,1 -0,9 4
26 Nepomniachtchi 2720,0 0 0
27 Almasi 2719,0 -2 10
28 Caruana 2718,8 +9,8 7
29 Leko 2717,0 0 0
30 Dominguez 2716,0 0 0
31 Vachier-Lagrave 2715,2 +12,2 6
32 Malakhov 2715,1 +3,1 3
33 Fressinet 2713,9 +4,9 10
34 Jobava 2707,0 0 0
35 Vitiugov 2704,3 -4,7 2
36 Vallejo 2704,2 +6,2 2
37 Alekseev 2701,0 0 0
38 Morozevich 2700,0 0 0
Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Entrevista con el MF Carlos Montenegro

                        Comentarios 1 comentario

volcan201 Entrevista con el MF Carlos Montenegro

Volcán Tungurahua

 

Entrevista con el Maestro Fide Carlos Montenegro (Elo 2239):

El maestro viene de Medellín donde estuvo jugando el Torneo Open de las Américas.

P. ¿Cuáles son sus impresiones sobre el torneo que acaba de jugar?

R. Es fantástico que en Medellín se puedan realizar torneos de esa magnitud. Pero de todas maneras si considero que pudieron haber mejorado muchas cosas. No entiendo por qué con esa premiación que fue el doble de la del año anterior, por lo menos no consiguieron llevar el doble de grandes maestros. Se jugó con sólo un GM como el año anterior y el resto fue muy parecido. Inclusive, se vieron obligados a unir las categorías porque la cantidad de jugadores inscritos fue menor que el año anterior.

P. ¿Y cuáles fueron esos GM del año pasado y de este?

R. El año pasado fue Neuris Delgado, cubano, y este Luis Manuel Pérez, también cubano.

P. ¿A cuántas rondas se jugó el torneo?

R. Fue un torneo a nueve rondas, suizo, con un tiempo de una hora y treinta minutos más 30 segundos de incremento por jugada.

P. Y a usted, ¿cómo le fue?

R. Hice 5 ½ puntos de nueve. Cinco victorias, unas tablas y tres derrotas.

P. ¿En dónde se jugó ese torneo en Medellín?

R. Se jugó en el fabuloso Parque del Ajedrez, en la ciudadela deportiva de la ciudad. Un local inmenso y grande, con sala de análisis, oficinas, internet, pantallas, etc.

P. Usted viene de Guayaquil, ¿cierto? ¿Cómo ve el ajedrez de allá en comparación con el nuestro?

R. En el ajedrez competitivo, aquí están un paso más adelante que nosotros. Aquí se programan torneos más fuertes y con más frecuencia. Allá el único torneo fuerte que han hecho últimamente lo hicieron hace como cinco años. Un torneo como con cuatro o cinco grandes maestros. Estuvo el peruano Granda, y un sueco cuyo nombre no recuerdo ahora. El sueco, por esas casualidades de la vida, se quedó a vivir en el Ecuador. Conoció a una modelo que promocionaba una gaseosa en el torneo, entabló una relación con ella, cuando se fue siguieron escribiéndose, se enamoraron y regresó y se casó con ella. Ella es de Riobamba y él consiguió trabajo allá como entrenador. En fin, una historia de amor con el ajedrez de por medio.

P. ¿Cuántos GM tiene el Ecuador?

R. Tiene uno: Carlos Matamoros Franco, que tiene un elo alrededor de los 2.530 puntos. Aquí en Latinoamérica no hay muchos. El de mejor elo es el cubano Leinier Domínguez. Y hay otros cubanos que no tengo presentes. Granda ha mejorado su elo, porque se había quedado estancado durante muchos años, por los lados de 2.600. También está Eduardo Iturrizaga, venezolano, que ahora está jugando La Copa Mundo en Rusia, y que parece que tiene muy buen apoyo del Gobierno. También va en ascenso el peladito Jorge Cori, peruano. No tengo noticias del argentino-Italiano García Palermo.

P. Cuéntenos, maestro, ¿cuántos ecuatorianos vinieron a jugar a Medellín?

R. Vinieron el maestro internacional Alberto Santos, de Manta, el Maestro Fide John Muñoz, de Durán, y el cubano-ecuatoriano Miguel Medina, que tiene el título de Maestro Internacional.

P. ¿Y cómo les fue a ellos?

R. John hizo cinco puntos, Alberto hizo seis y Medina seis y medio o siete; no recuerdo bien.

P. Y ellos, ¿en qué condiciones vinieron?

R. Vinieron financiados por la Federación Ecuatoriana de Ajedrez. Con tiquetes aéreos, viáticos para comida y alojamiento, y dinero para el bolsillo. Un buen presupuesto. Inclusive traían dinero para llegar con tres días de anticipación e irse tres días después de finalizado el torneo.

P. Y usted, ¿se vino a lo pobre?

R. Yo vine como el judío errante.

P. Por estos lados, por desgracia, la constante es el ajedrecista que no mantiene un peso en el bolsillo, que llega mal almorzado a jugar los torneos y que llega esperanzado en que los amigos le brinden alojamiento en sus casas. Queremos tanto el ajedrez, que lo soportamos todo. ¿Cómo es su caso? ¿Usted cómo sobrevive?

R. Bueno, yo considero que este viaje mío estuvo mal planificado. Nada me salió como lo tenía pensado. El año pasado fue todo perfecto. Esa vez gané premio de 600 mil pesos, algo así como 300 dólares. Y en esa ocasión los premios eran la mitad de los de ahora. En una entrevista que le hicieron alguna vez al GM García Palermo le preguntaron cómo hacía para vivir. Y él simplemente contestó: yo vivo. ¿Mi caso?  Vivo de dar clases, y ahí bien que mal me sostengo…

P. Dígame una cosa. Si el último torneo fuerte e interesante se jugó en el Ecuador hace cuatro años, ¿en qué consiste entonces la actividad ajedrecística de allá?

R. Bueno, allá si hay torneos frecuentes, pero de muy baja premiación y con muy mala organización. A veces se hacen en unos locales donde uno se puede consumir de frío o de calor. A mí me tocó uno donde había palomas y otros pájaros que tenían su vivienda en la estructura del techo. Y desde allá arriba soltaban sobre nuestras cabezas ciertos recuerditos… ¿Los premios? Hubo un torneo donde el premio para el ganador fue de 150 dólares. Además, hay muchas componendas. ¿Clubes particulares? Hay pocos. En Quito hay uno pequeñísimo, como para tres o cuatro tableros y en Guayaquil jugamos en la sede de la Liga.

P. Entonces el apoyo que tiene el ajedrez allá es mínimo…

R. Es diferente. Si uno va a todas las provincias, y ahora hay dos nuevas, ve que casi todas tienen entrenador de ajedrez. Y ese entrenador tiene su ayudante u otro entrenador más. Hay más plazas de trabajo que aquí en Colombia.  Yo he visto en Nariño o Cauca entrenadores enseñando en un garaje y ganando menos del mínimo. En el Ecuador todos ganan por encima del mínimo; a veces el doble. Yo a veces he desempeñado esos trabajos y me he ganado mis 300 o 400 dólares al mes.

P. ¿Y usted juega al ajedrez desde hace cuánto?

R. Yo lo aprendí a raíz de mi ingreso a la Universidad. Yo sabía mover las piezas, pero no sabía que existían libros de ajedrez. A veces jugaba con un tío o con unos primos. Pero no más. En la Universidad encontré un pequeño club que ya no existe. En la Universidad, como le digo, aprendí el ajedrez. Y me gustó tanto y me le dediqué de tal manera, que decidí dejar mis estudios y dedicarme sólo a jugar.

Playas ecuatorianas Entrevista con el MF Carlos Montenegro

La costa ecuatoriana

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Vassily Ivanchuk: ” Fui tirado de una silla…”

                        Comentarios 0 comentarios

ivanchuk14 Vassily Ivanchuk:  Fui tirado de una silla...

Entrevista traducida del blog de Susan Pólgar, un blog siempre actualizado y abundante en información. (http://www.susanpolgar.blogspot.com/)

“Después de la eliminación en la segunda ronda de la 3ª Copa Mundo de ajedrez, Vassily Ivanchuk  parecía un hombre destrozado. Era obvio: él es genial; es difícil recuperarse después de perder ante un joven desconocido como So Wesley, de Filipinas. Sin duda  ésas eran sus emociones cuando declaró que se retiraría de la carrera de jugador profesional de ajedrez.

R. “Me suicidé, ajedrecísticamente – comienza Ivanchuk. En la primera partida me fue bien. Estuve a punto de ganar. ¡Yo estaba casi seguro de que ganaba! Pero después me enloquecí. Podría haber hecho tablas, pero mi posición me pareció favorable y decidí seguir jugando. La decisión hubiera sido razonable, si esto no tuviera problemas de tiempo. Teniendo dos minutos contra diez, usted está condenado al fracaso. Así, el resultado es obvio: una valoración de situación inadecuada me condujo a una tragedia. En el segundo juego yo trataba de equilibrar, pero omití algo. Mi opositor, a propósito, jugó muy mal.

P. ¿Ha seguido los juegos de So Wesley? ¿Cómo puede usted definirlo?

R. “Desde luego, he visto algunos juegos. Yo podría hablar de su estilo, pero no veo ningún sentido en ello. En este momento no soy objetivo.

P. Sus visitas anteriores a Khanty Mansiysk tampoco han sido exitosas. Se dice que la razón principal es que usted juega mucho durante un año.

R. ¡Eso no tiene nada que ver con el número de partidas! Mis días desafortunados comenzaron cuando no pude ganarle a Vladimir Kramnik en la final del Memorial Tal. Pero hubiera podido. La verdadera tragedia comenzó entonces. Yo fui tan desafortunado en la campaña de Moscú, como nunca lo había sido en mi vida. Metí la pata con todas las piezas: dama, torres y peones. En el torneo de blitz yo estaba como si hubiera sido arrojado de una silla de montar. Es más, perdí.

A mi parecer, yo debería dejar el ajedrez profesional. El ajedrez será  para mí un pasatiempo de ahora en adelante. En cuanto a los contratos firmados, sí, voy a jugar en todos los torneos donde tengo que hacerlo. Es posible que aún participe en un torneo antes del Año nuevo. ¡Yo tengo que ganar ALGO! Y ése será el final. No hay planes serios sin metas profesionales.

P. Es sólo un mini match. Usted no debe perder la esperanza.

R. Esto no era solamente un juego rápido, era un partido crucial. Estoy seguro, de que ahora debería olvidar cualquier objetivo serio en el ajedrez. No necesito nada más del ajedrez. Comenzaré una nueva vida con nuevos objetivos. ¿El ajedrez…? Me haré solamente un admirador de ajedrez. Seguiré el ajedrez, pero mirando los juegos de mis ex-colegas.

P. Es conocido que el ajedrez e Ivanchuk no pueden existir separadamente.

R. Esto tiene su parte de verdad, pero en el pasado. Ahora el ajedrez me mata. ¡Juega contra mí! ¡El ajedrez me destruye! Yo lo tomaría fácil si mi opositor fuera mucho más fuerte que yo, o que estuviera mejor preparado. Pero mi pérdida fue estúpida. Esto es un signo de destino, que grita: ” Vasya, déjalo, este no es tu asunto”.

P. ¿Da la impresión de que usted había puesto todo el interés en este torneo?

R. Tal vez. Pero ahora sólo siento que el mundo cayó alrededor de mí. Todos están contra mí y no veo la salida…

Fin de la entrevista.

A propósito de jugadores que encajan mal las derrotas, se cuenta que en una ocasión, Capablanca, en un torneo en La Habana, tenía su partida perdida. Pero para abandonar hizo retirar el público de la sala.

Ahora veamos la partida que tiene exasperado al jugador ucraniano:

(6) Ivanchuk, Vassily (2739) – So, Wesley (2640) [C15]
World Cup Khanty-Mansiysk RUS (2.1), 24.11.2009

1.e4 e6 2.d4 d5 3.Cc3 Ab4 4.exd5 exd5 5.Ad3 Cf6 6.Cge2 0–0 7.0–0 Ag4 8.f3 Ah5 9.Cf4 Ag6 10.Cxg6 hxg6 11.Ag5 c6 12.f4 Db6 13.Ca4 Dxd4+ 14.Rh1 Ce4 15.c3 Cf2+ 16.Txf2 Dxf2 17.cxb4 f6 18.Dg4 fxg5 19.De6+ Rh8 20.Cc5 Dxb2 21.Dh3+ Rg8 22.De6+ Rh8

Este debe ser el momento en que dice Ivanchuk que tenía tablas, pero que las despreció.

23.Tf1 Df6 24.Dh3+ Rg8 25.g3

[25.Ce4 dxe4 26.Ac4+ Tf7 27.Dc8+ Rh7 28.Dh3+ Rg8 29.Dc8+ también eran tablas]

25…Te8 26.Cxb7 gxf4 27.Txf4 Te1+ 28.Rg2 De6 29.Dxe6+ Txe6 30.Cc5 Te7 31.b5 Cd7 32.Cxd7 Txd7 33.bxc6 Td6 34.Ab5 Te8 35.Td4 Rf7 36.Tf4+ Re6 37.Tg4 Re5 38.Rf3 Tf6+ 39.Re3 0–1

Pos. final Vassily Ivanchuk:  Fui tirado de una silla...

Posición final

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Los ajedrecistas de hoy y los del ayer

                        Comentarios 1 comentario
steinitz Los ajedrecistas de hoy y los del ayer
Wilhem Steinitz, primer campeón oficial

¿Quiénes eran mejores jugadores? ¿Los maestros del pasado, por ejemplo un Lasker, un Capablanca o un Alekhine, o los actuales, un Carlsen, un Topalov o un Aronian? Yo soy de la opinión de que el jugador de hoy tiene más alternativas que el de ayer y más elementos para ayudarse en su preparación. Mejor dicho, en el evento de que alguno de los viejos hiciera su aparición ante la confraternidad mundial del ajedrez, sufriríamos una desilusión bastante grande al verlos por debajo de los 2700 puntos de elo.
Hay una serie de diferencias con el mundo ajedrecístico de hoy y el del pasado. Aquí hemos considerado al menos siete aspectos para esbozar algún análisis.

1. El número de partidas de torneo y de encuentros individuales (matches) que un maestro jugaba en toda su carrera.

Hojeando el libro “Las grandes partidas de ajedrez de Emanuel Lasker”, escrito por el maestro argentino Valentín Fernández Coria, de la editorial Sopena, vemos que Lasker jugó algo más de 529 partidas, en 25 torneos y 23 matches individuales. (326 de torneo y  197 de matches individuales) en toda su carrera profesional, una carrera que fue larga: 44 años.  Empezó por allá en el torneo de Londres de 1892 y la terminó en el año 36, con los torneos de Moscú y Nottingham.529 partidas en 44 años, nos da en promedio12 partidas por año; una por mes. Hoy un ajedrecista profesional puede jugar 100 partidas de torneo al año.

En el caso de Capablanca, según la enciclopedia Wikipedia, jugó 583 partidas, participó en 28 torneos y jugó ocho encuentros individuales, en cuarenta años de actividad ajedrecística.

 En el caso de Alekhine, probablemente el jugador que con mayor pasión se haya dedicado al ajedrez, comparable solamente con Fischer, la página www.chessgames.com/ dice tener una base de datos que contiene 1908 partidas del “ruso errante”, como muchos también lo llamaron. Su carrera empezó en el torneo de San Petersburgo de 1909 y el último torneo en el que lo vemos participando es el de Cáceres, 1945. Disputó 34 encuentros individuales y participó en 88 torneos. Como puede verse, una actividad que triplica la de Capablanca.

Veamos el caso de jugadores de hoy.

La página www.chessgames.com/ tiene una base de datos de 3.407 partidas de Anatoly Karpov, jugadas entre 1961 y el 2009, 48 años de actividad, hasta hoy. De Víctor Korchnoi tiene una base de 4.285 jugadas, jugadas entre 1945 y 2009, 64 años de actividad, hasta hoy. Veamos otro más joven: Viswanathan Anand. Tiene 2353, jugadas en el período 1984-2009, 25 años de actividad. La página consultada dice que la base está incompleta; es decir que deben ser más partidas. En cuanto al número de torneos, Karpov debe haber jugado, hasta el día de hoy, más de 150 torneos.

2. Los asesores

Tengo la impresión de que ni Capablanca ni Alekhine tuvieron asesores; mucho menos Lasker. En cambio hoy muchos jugadores de la élite tienen su equipo de grandes maestros que les están preparando y analizando líneas para enfrentar sus encuentros. 

 3. Los premios.

Cuenta Rubén Fine que el premio que recibió en el torneo del Avro (1er puesto compartido con Paul Keres) fue de 500 dólares. Y nos cuenta también que: “en 1939, cuando el equipo de EE.UU. estaba programado para ir a Buenos Aires para defender su título en el torneo internacional [la olimpiada], se me pidió que jugara en el primer tablero. Los argentinos habían enviado un barco a Nueva York para los jugadores estadounidenses, y todos los gastos en Buenos Aires serían atendidos por ellos. Solicité  un anticipo de $ 500 a la comisión estadounidense, encabezada por George Emlen Roosevelt, un acaudalado banquero de inversión, de la casa “Oyster Bay” Roosevelt. Cuando se rechazó la petición me negué a ir. Y el equipo americano no tomó parte en el torneo”.

En cambio la situación actual es muy diferente, aunque sigue estando por debajo de otros deportes como el tenis, el automovilismo o el futbol. Para el año entrante, el campeonato mundial entre Topalov y Anand, según la página de la Fide, repartirá un premio de un millón de euros.

Probablemente, entre los jugadores famosos del pasado, el único que vivió con alguna comodidad económica fue Capablanca, que estaba subsidiado por el gobierno cubano. Los demás, con muy pocas excepciones, pasaron las de San Quintín.

4. El tamaño de las élites.

Cuenta Pachman que para el segundo torneo internacional de San Sebastián de 1912 estaba jugando toda la élite del momento. “Sólo faltaban el héroe del primer torneo, José Raúl Capablanca, así como el campeón mundial, Emanuel Lasker”. ¿Quiénes eran el resto? Veamos quiénes jugaban:

1. Akiba Rubinstein
2. Rudolf Spielman
3. Aaron Nimzowish
4. Siegbert Tarrasch
5. Julius Perlis
6. Frank James Marshal
7. Oldrich Duras
8. Richard Teichmann
9. Carl Sclechter
10. Paul Leonhardt
11. Leo Forgács

¿Quiénes faltaron? En esta época Alekhine apenas estaba surgiendo, lo mismo que Efim Bogoljubow. Otros eran: Henry Nelson Pillsbury, Geza Maroczy, Jacques Mieses, David Janowski y Milan Vidmar. En total, no superaban los 20.

¿Cuál es la élite de hoy? Si hacemos un cálculo rápido, debe haber por el orden de los 200 jugadores entre 2800 y 2.500 de Elo. Hace poco se jugó en Ucrania, al más alto nivel, un match entre el número 29 del escalafón mundial (Nigel Short) y el 83 (Zahar Efimenko).

5. Internet y programas.

Sin lugar a dudas, uno de los deportes que más se ha visto beneficiado por el internet es el ajedrez. Hoy tenemos información, bases de datos, programas que juegan mejor que los ajedrecistas de carne y hueso, miles de páginas sobre el tema y centenares de clubes virtuales de ajedrez. En estos últimos, sin moverse de su casa, el jugador puede jugar por todo el mundo. ¿Cuándo se hubiera pensado esto en el pasado?

 6. Aplazamientos.

Una de las consecuencias de la existencia de los computadores en el ajedrez, pienso yo, es que la modalidad de aplazar partidas que tanto se usó en el pasado ha quedado en desuso. Si ya sabemos que hay programas que pueden analizar mejor una posición, ¿qué objeto tiene el aplazamiento? ¿Que los computadores hagan la tarea de los jugadores? Y otro tanto debe haber pasado con el ajedrez por correspondencia, otra víctima de la modernidad.

7. Las distancias.

En una biografía de Capablanca, del cubano Jorge Daubar nos cuenta que cuando aquél salió a jugar un torneo en Moscú tuvo que salir de La habana con dos meses de anticipación. Claro que el tipo hizo sus paradas en Berlín y Paris, para dar simultáneas y ayudarse a financiar su viaje.

Hoy el gran maestro viaja de Madrid a Moscú en unas 10 horas.

Pasado o presente, el ajedrez nunca ha tenido tanto futuro como hoy.

Jugadores del torneo de Londres Los ajedrecistas de hoy y los del ayer

Torneo de Londres, 1972. Los albores del ajedrez de competencia

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Keres, el campeón sin corona

                        Comentarios 0 comentarios

paul keres Keres, el campeón sin corona

Con toda razón se llamó al GM estoniano Paul Keres el “campeón sin corona”. En 1939 venció en el torneo patrocinado por la sociedad holandesa AVRO, en el que puede considerarse como el primer intento de seleccionar los aspirantes al título mundial, diferente al sistema del dedo, imperante en los reinados de Lasker, Capablanca y Alekhine. El torneo del AVRO reunió a los mejores del momento, y en su orden terminó así:

1. Paul Keres
2. Rubén Fine
3. Mijaíl Botvinnik
4. Max Euwe
5. Samuel Reshevsky
6. Alexander Alekhine
7. José A. Capablanca
8. Salo Flohr

Nótese la mala posición de Capablanca y Alekhine, en los puestos 6 y 7.

Pero el encuentro Keres-Alekhine no se pudo concretar por motivos ajenos a ellos: el estallido de la Segunda Guerra suspendió todo tipo de actividades deportivas; sólo hubo espacio para sobrevivir. En el caso de Keres, el frente de guerra llegó a su propia ciudad.

Parece que lo afectó profundamente la guerra y eso se notó en su nivel de juego, que ya no volvió a ser el de antes. En 1948 quedó de cuarto en el match-torneo La Haya/Moscú, del que salió campeón Botvinnik. Ganó los torneos de la URSS de los años 47, 50 y 51, que era prácticamente equivalente a ganar el campeonato mundial. Participó en cinco torneos de candidatos, pero no ganó ninguno. Para su desgracia, Tal y Smislov pasaban en esos días por su mejor momento.

De joven, vivía en una modesta ciudad (Parnú), en donde no había mayor actividad ajedrecística. Por esta razón se dedicó al ajedrez por correspondencia. En esta actividad sobresalió como ninguno. Se dice que podía estar jugando al mismo tiempo hasta 150 partidas.

Para el torneo de candidatos del año 1965, jugaba su encuentro a diez partidas con Boris Spassky. En la novena partida el marcador iba 5:4, a favor de Spassky. Keres necesitaba ganar a toda costa, para emparejar el match y lograr que alargara hasta que se diera una decisión.

Paul Keres-Boris Spassky
Defensa India de Rey. Match de candidatos 1965.

1.d4 Cf6; 2. c4 g6; 3. Cc3 Ag7;

Fue una sorpresa grande para Spassky que Keres no jugara su habitual 1. e4. Pero también lo fue para Keres que su rival jugara la defensa india de rey, una apertura muy escasa en su repertorio.

¿Por qué se prepararon de esta manera?

En las partidas segunda y cuarta, Keres con las piezas blancas y jugando la apertura española pasó serias dificultades. La segunda partida la entabló con ayuda de la suerte y la cuarta la perdió. A su vez, Spassky, al jugar una de sus favoritas, la defensa india de Nimzowitsch, fue hecho trizas en veinticinco jugadas.

4. e4 d6; 5. f4 c5; 6. d5 O-O; 7. Cf3 e6; 8. Ae2 exd; 9. Cxd b4!?; 10. e5! dxe; 11. fxe Cg5; 12. Af4 Cd2; 13. e6!

keres1 Keres, el campeón sin corona

13…fxe!?; 14. Dxe TxA; 15. Dd5
Una de las amenazas es e7+, con lo cual gana la dama negra.
15…Rh8; 16. DxT Cb6; 17. Dxa7
En sus comentarios a esta partida, se pregunta Pachman: ¿Compensa el peón el alejamiento del juego por parte de la dama blanca? Más lógica parece la jugada 17. Db8…”
17… Axe; 18. O-O Ce3;
Diagrama 142
19. Tf2 b5; 20. Cb5?
El caballo se adentra en territorio peligroso. Era mucho mejor 20. Cd1
20…Tf7; 21. Da5 Db8 (desclava el caballo)
22. Te1 Ad5; 23. Af1 CxA; 24. TfxC Cc5;
Todos los males de Keres son buscados por él mismo. Como primero, con la captura del peón a7 dejó su dama por fuera del juego; y, como segundo, el movimiento 20.Cb5 dejó el caballo en posición incierta, en la que pronto se perderá.
25. Da6 (Única) Tf6; 26. Da4 Cxb; 27. Dc2?

keres2 Keres, el campeón sin corona

Posición después de 26...Cxb2

“Resignación prematura”: Pachman.
27…DxC; 28. Te7 Cd3; 29. De2 c5; 30. Te8+ Tf8; 31. TxT AxT, 32. Cg5 Ac5+; 33. Rh1 Dd7; 34. Dd2 De7; 35. Cf3 De3, y las blancas perdieron por tiempo… ¡Y por posición! Y aquí se esfumaron las posibilidades de Keres, que ya tenía 50 años, de seguir luchando por el título mundial.

spassky1 182x300 Keres, el campeón sin corona

Spassky, campeón mundial 1969-1972

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

“Fischer contra Spassky”, de Svetozar Gligoric

                        Comentarios 1 comentario
un saludo evitando las miradas Fischer contra Spassky, de Svetozar Gligoric

un saludo evitando las miradas

Continuando con este tema de los libros de ajedrez, en esta oportunidad nos referiremos a “Fischer contra Spassky”, de Svetozar Gligoric, el famoso Gran Maestro Internacional, nacido en Belgrado; que probablemente hoy está retirado del juego de élite. Durante sus años de actividad representó a Yugoeslavia y fue uno de los jugadores más fuertes del mundo y un gran amigo de Fischer.

 Dedicado al “match del siglo”, como se denominó el encuentro de 1972 entre un Fischer ansioso de mostrar su calidad y un Spassky temeroso e inseguro de la carga que llevaba a sus espaldas, el libro comienza con una introducción de 12 páginas, en la que refiere los comienzos de la carrera de Fischer. Según nos cuenta, desde muy temprano su amigo asumió con la mayor fe la misión de convertirse en el mejor jugador del mundo. “Fischer ha tomado esta tarea más en serio que cualquier otra persona en la historia del ajedrez. Fue su hermana, que luego se casó y trasladó a California, la que le inició en las reglas del juego. Desde la edad de los seis años, sólo ha pensado en el ajedrez. Después dejó la escuela, y luego abandonó el piso de su madre en Brooklyn, y más tarde dejó su casa de Los Ángeles y se convirtió en un vagabundo que vive en hoteles y deja atrás su equipaje. Pero no su ajedrez de viaje, hecho en madera. ‘Mire esas piezas, suaves y ligeras. No tienen aristas cortantes. Están maravillosamente talladas. Es el mejor juego que jamás he visto. ¡Tome, palpe este caballo!’”.

No fue fácil llegar a los acuerdos previos para definir una sede. “Fueron elegidas ocho localidades posibles, para ser sometidas a una consideración seria. Entonces llegó el primer movimiento sorprendente. El orden de preferencias soviético se limitaba a cuatro lugares: 1. Reyjiavik; 2. Ámsterdam; 3. Dortmund; 4. Paris.” El representante de Fischer propuso Belgrado y Sarajevo, en Europa, y Buenos Aires y Montreal, en América. Pero los soviéticos estuvieron en desacuerdo. “Aunque Reyjiavik no era una mala elección, (ciento veinticinco mil dólares, en lugar de los ciento cincuenta y dos mil ofrecidos por Belgrado), Fisher, en Nueva York, siguió su sagrada regla de no aceptar, por principio, las sugerencias de su rival. Cuando quedó claro que el desacuerdo tomaba el aspecto de un nudo gordiano, el doctor Max Euwe lo cortó al estilo de Alejandro Magno, y decidió dividir el encuentro en dos partes: doce partidas jugadas en Belgrado, y el resto, hasta un máximo de doce, en Reyjiavik.” (…) Ni Spassky ni Fischer habían demostrado ninguna consideración especial por los deseos de su rival. Fischer no había ocultado su aspiración de hacer atravesar el océano a su oponente (‘Los rusos juegan peor aquí’), ni Spassky su deseo de jugar muy al norte (‘Islandia me recuerda mucho al clima de mi Leningrado nativo’)”

Mientras las discusiones estaban estancadas, sin ningún avance, Belgrado canceló su oferta.

 La poderosa Federación Soviética de Ajedrez amenazó con cancelar el encuentro y propuso uno nuevo entre Spassky y Petrosian. Cuando ya se daba por perdida la posibilidad de que el encuentro se celebrase, Fischer aceptó jugar en Reyjiavik.

La ceremonia de inauguración se celebró el primero de julio, en ausencia de Fisher; éste seguía en Nueva York exigiendo un 30% de los ingresos de las taquillas y de la televisión, para ambos jugadores. Al día siguiente debería jugarse la primera partida. Pero Euwe, por aquel entonces presidente de la FIDE, postergó por dos días el comienzo. En este momento un banquero londinense elevó la oferta en 125.000 dólares; lo cual doblaba el premio, que ahora alcanzaba los 250.000 dólares.

Fischer llegó a Islandia el cuatro. Pero antes del sorteo de las piezas Spassky dijo que Fischer debería pedir excusas por haber violado las reglas con su retraso. Petición que fue cumplida por Fisher, que leyó su carta ante las cámaras de la televisión estadounidense.

Mucho se había especulado antes del encuentro sobre el resultado. La mayoría de los maestros estaban a favor de Fischer. A éste no le preocupaba el “score” desfavorable con su rival. Cuando en alguna ocasión le hicieron observar que jamás había derrotado a Spassky, contestó:

 -Tampoco lo había logrado Alekhine y se proclamó Campeón Mundial.

Pero Spassky no era un hueso fácil de roer. Al respecto, dice Gligoric:

“Spassky, observador excepcionalmente inteligente de las personas, es un rival astuto y peligroso. Recordemos, por ejemplo, cómo esperó que Larsen comenzase a jugar negligentemente en su encuentro en Malmoe. En cambio, Fisher, contra el mismo rival, el año pasado en Denver, siguió una línea recta, tratando de jugar mejor en general. Spassky ha derrotado a algunos por pura paciencia (Korchnoi, tras perder la final de los candidatos en 1968, dijo: ‘Spassky me ha enseñado a no empujar los peones demasiado lejos’; derrotó a Geller con ataques de mate, a Tal con un juego agresivo sin contar las pérdidas materiales (que es lo que hace Tal), a Petrosian (el más difícil) mediante una súbita explosión de energía en la última parte del encuentro, cuando Petrosian dejo de porfiar, creyendo que ya iba a ganar la lucha”.

Después de esta introducción, Gligoric nos presenta los encuentros previos de los dos jugadores, con sus respectivos análisis:
1. Spassky – Fischer. Mar del Plata, 1960. Apertura gámbito de rey. Gana Spassky.
2. Spassky – Fischer. Santa Mónica, 1966. Defensa Grünfeld. Gana Spassky.
3. Fischer – Spassky. Olimpiada de La Habana, 1966. Apertura Ruy López. Tablas.
4. Spassky – Fischer. Olimpiada de Siegen, 1970. Defensa Grünfeld. Gana Spassky.

A continuación, a cada partida le hace otra breve introducción, en la que nos cuenta los detalles del momento o de la víspera. Para la primera nos cuenta que la importancia que los diarios le están dando al evento en sus primeras páginas es más importante que a la misma Guerra de Vietnam, que en ese momento se libra en la península de Indochina. En realidad, aquellos eran los tiempos de la llamada ‘Guerra Fría’, que era la manera como la prensa denominaba a la posibilidad siempre abierta de una guerra entre las grandes potencias del momento: Rusia y Estados Unidos. Por dos meses la guerra se libró en el tablero; inclusive Richard Nixon, Presidente en ese momento de los Estados Unidos y Henry Kissinger, Consejero de Estado, tomaron parte activa en ella, animando a su compatriota que estaba tan remiso. En el preámbulo a la segunda partida nos cuenta que Fischer, molesto con las cámaras, dijo: “las cámaras o yo”. Pero esto ya estaba firmado en el contrato. “Las cámaras se quedaron, y también Bobby, pero en su habitación del hotel. Veinticinco minutos antes de la declaración de pérdida por incomparecencia, el señor Fox (el dueño de los derechos de televisión), desesperado, envió un mensaje por teléfono desde la sala de competición diciendo que las cámaras serían retiradas si Fischer aceptaba venir a jugar. Entonces el aspirante pidió también que se retrasase 35 minutos su reloj. Pero hay unas reglas de juego… Fischer perdió por incomparecencia al no presentarse a la primera hora de juego. De hecho no apareció en todo el día, permaneciendo encerrado en su habitación, con el teléfono desconectado.” 

Al terminar de escribir estas páginas, nos hemos encontrado en la página de la Fide una entrevista que el GM Svetozar Gligoric, que ya hoy tiene 86 años, le concede al GM Lputian, Director organizador del Torneo Grand Prix de Jermuk, en Armenia.

 Pregunta Lputian: A menudo los aficionados al ajedrez estamos muy centrados en el descubrimiento y la promoción de las estrellas que están surgiendo. Pero es a la vez adecuado y oportuno rendir tributo a las leyendas vivas; a las personas que prepararon el camino que caminamos hoy. El conocimiento que hoy tenemos es atribuible a los guerreros de la generación pasada. Los organizadores del torneo en el Gran Premio de Jermuk, Armenia son sensibles y agradecidos por todo lo anterior, y como tal, tuvieron el gesto magnánimo de invitar a una de las más grandes figuras de ajedrez de todos los tiempos, el serbio GM y campeón del mundo de candidatos Svetozar Gligoric, para ser el invitado de honor del evento del Gran Premio en honor de uno de sus principales rivales (y amigos), el campeón del mundo Tigran Petrosian.

¿Cómo evalúas la calidad del ajedrez que se está jugando aquí en Jermuk?

Contesta Gligoric: Por supuesto que estoy satisfecho con la calidad global del juego aquí en Armenia, y ha habido algunas partidas verdaderamente excepcionales. En mi opinión, hoy en día jugar al ajedrez es mucho, mucho más difícil de lo que era en mis tiempos. Hoy en día, los jugadores están mejor preparados, pero el aspecto creativo del juego ha disminuido. El papel de la Internet y la presencia ubicua de los ordenadores son importantes, y los jugadores están obligados a acceder a la información más reciente y las líneas de actualidad. Además de eso, los jugadores están obligados a ascender con ideas nuevas, algo que no es tan fácil de hacer a tan temprana edad.

SL: ¿A qué edad empezaste a jugar al ajedrez?
 
SG: Empecé mucho más tarde de lo que muchos suelen hacerlo; a la edad de once años. Pero como empecé algo tarde, el ajedrez fue fácil para mí. En 1939, a la edad de dieciséis años, me convertí en un maestro, en una época en la que había relativamente pocos, y en una edad temprana.

gligoric en sus anos mozos Fischer contra Spassky, de Svetozar Gligoric

Gligoric, en la década del cincuenta

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Aperturas, Curiosidades

“Mis 60 mejores partidas”, de Bobby Fischer

                        Comentarios 11 comentarios
robert j fischer1 Mis 60 mejores partidas, de Bobby Fischer

Bobby espera, confiado, un rival

En mi opinión, nos encontramos ante un libro clásico del ajedrez. Estilística y ajedrecísticamente comparable con los que escribió Alekhine en su mejor época. Y éste es un buen punto de comparación, puesto que los libros de Alekhine están probablemente entre los mejores que nos haya dejado alguien de un nivel tan alto. Se me ocurre que Bronstein, Keres, Alekhine y Fischer, para hablar solamente de los jugadores de élite que nos dejaron comentada su producción, escribieron los mejores libros. En el caso de Capablanca, que escribió varios, puede decirse que sus libros, aunque en un comienzo tuvieron mucho éxito, con el tiempo han ido pasando a un segundo plano. Y creo que sin ser injustos, podríamos decir lo mismo de los de Lasker, que le dedicó un libro a un curso de ajedrez, en el que prometía que en 24 horas de estudio un novato podría alcanzar el nivel de campeón mundial; algo que 100 años después todavía no se ha podido poner en práctica.

El libro de Fischer tiene varias particularidades. Las partidas comentadas corresponden a un período relativamente breve: 1957 -1967; una época en la  que el tipo está surgiendo. Está en su lucha personal contra la élite rusa; una lucha que prácticamente dio solo y que le obligó a aprender ruso, para estar al día en las novedades y los estudios de una época en la que la Unión Soviética llevaba la voz cantante en el tema. Época que podemos situar entre los años 1940 y 1990; 50 años.

Otra particularidad del libro es que Fischer incluye entre las partidas tres derrotas: con Thal, Spassky y Geller . Aparentemente, uno no podría decir que entre las que considera mejores hay tres perdidas y nueve tablas. Pero él nos dice que todas las partidas que componen el libro contienen para él “algo memorable y excitante, incluidas las tres derrotas”.

Otra característica que le da mucho valor al libro son las introducciones que Larry Evans hace a cada partida. A propósito, nos dice Fischer en el prólogo: “deseo, en fin, expresar mi gratitud a Larry Evans, gran amigo y colega, por su valiosa ayuda en la preparación del texto, así como por sus espléndidas y lúcidas introducciones”.

Veamos una de esas introducciones de Evans, para que el lector se forme una idea de su calidad.

“Un farol.

“Esta es la primera victoria de Fischer sobre Vassily Smyslov y es difícil recordar otro caso en que el excampeón mundial, conduciendo las blancas, reciba un correctivo tan severo.

Smyslov, en la jugada 13 de una tensa apertura, comete lo que parece ser un error de dedo y antes de resistir dentro de los cauces de una batalla posicional, opta por sacrificar un peón, a fin de recuperar la iniciativa. Pero esta táctica resulta ser equivocada por cuanto la simple pérdida de este peón conduce a la derrota. Defendiéndose con absoluta precisión, Fischer se consolida gradualmente, asomando la sombra del peón cada vez con mayor nitidez, a medida que se acerca el final. Smyslov deambula por todo el tablero intentando desesperadamente crear complicaciones y evitando cambios como la plaga, pero es incapaz de salir del túnel”.

Los comentarios a las partidas van por cuenta de Fischer, que los hace de una manera amena, con muy buen sentido del humor y muchos diagramas, pero incluyendo a veces largas variantes, que hacen tan tediosa la lectura de cualquier libro de ajedrez.

Y ya que hemos empezado con la partida jugada contra Smyslov, sigamos con ella.

Smislov-Fischer . Defensa Siciliana .

1. e4 c5; 2. Cf3 d6; 3. d4 cxd; 4. Cxd Cf6; 5. Cc3 a7; 6. Ag5 e6; 7. f4 Ae7; 8. Df3 Dc7; 9. 0-0-0 Cbd7

Estos son caminos bastante conocidos.  A primera vista, la ventaja de espacio del blanco es aplastante.  Pero cualquier imprecisión del blanco puede ser fatal, como veremos más adelante. En sus comentarios, Fischer dice que 9…h6 es débil.

10. g4 b5; 11. AxC CxA; 12. g5 Cd2; 13. Ah3?

Comentario de Fischer a esta jugada: “¿Omisión o innovación? En cualquier caso, después de esta jugada las negras pierden toda su ventaja teórica, perdiendo incluso la iniciativa. Era preciso 13. a3 Ab7…” Y enseguida nos da dos extensas variantes, con partidas de Thal – Gligoric y Sherwin -Fischer.

13…b4!; 14. Cce2 Ab7; 15. Rb1?

Comenta Ficher: “En esta aguda variante las blancas no pueden permitirse estos lujos: 15. Cdb3 evita caer en desventaja; mientras que la especulativa 15. Axe6!? fxe6; 16. Cxe6 Dc4; 17. Cxg7+, etc, favorece a las negras…”

15…Cc5; 16. Cg3 d5!

“En este momento pude ver por la expresión de su cara que Smyslov se consideraba hecho polvo”: Fischer.

posicion despues de 16d5 Mis 60 mejores partidas, de Bobby Fischer

posición después de 16...d5!

17. f5!?

(Smyslov se decide a entregar un peón. La otra posibilidad era 17. e5, que Smyslov evita con muy buen criterio.  ”Si 17. e5 b3!; 18. Tc1 D6b! y si 19. c3 a5, seguido de 0-0, con poderoso ataque”. Fischer.

17…dxe; 18. Dg4 exf; 19. Cdxf g6!

["Quiza se le había escapado este sencillo remiendo. ¿Esperaba acaso 19...0-0?; 20. Ch5! g6; 21. Dg3! ganando material (si 21...Ad8; 22. Txd8! Dxd8; 23. Cf6+, etc.)?  El resto de la partida es como suele decir el tópico: mera cuestión de técnica: las negras tienen un peón de más y mejor juego"] Fischer. Una de las ventajas de Fischer es que a Smyslov no le convienen los cambios.

20. Cxe7 Dxe7; 21. Df4 0-0; 22. Td6 Tad8; 23. Tf6

Naturalmente, Smyslov evita el cambio.

23…Td5; 24. Ag4 Cd7; 25. Tf1 e3;

No se puede tomar la torre con el caballo por 28. gxC De5; 29. Dh6 ganando.

26. b3 Td2;

“Amenazando 27…CxT; 28. gxC Dc5!” Fischer. (ganando un tiempo con la amenaza de jaque en c2, seguido de mate).

posicion despues de 26td72 Mis 60 mejores partidas, de Bobby Fischer

Posición después de 26...Td2

 27. Axd7
 
(“Forzado, pero ahora el juego blanco se deteriora rápidamente y el peón extra hace sentir su presencia”. Fischer)
 
27…TxA (no se puede tomar con dama porque se pierde el peón); 28. Te1 Te8; 29. h4 Dc5!; 30. Dc4
 
(“Horrible pero necesario, a fin de evitar …Dc3″) Fischer.
 
30…DxD; 31. bxD  Td4; 32. c5 Txh; 33. c6 Ac8; 34. Td6 Tc4; 35. Rb2 Rg7; 36. Rb3 Tg4; 37. Ce2 Te6!; 38. Ted1 Tg2; 39. Cf4 TxT; 40. TxT Td2; 41. Td3
 
(“Única. Smyslov se hubiese rendido si la partida se hubiese aplazado en este punto. Pero ambos continuamos jugando rápido, empujados por la ansiedad del momento.” Fischer)
 
41…Tf2; 42. Td4 e2; 43. Cd3 Af5; 44. c7 Tf3; 45. c8=D AxD; 46. Te4 Af5; 47. Txe AxC; 48. cxA Txd+; 49. Rxb4 Td5; 50. Tg2 h6; 51. gxh+ Rxh; 52. a4 g5;
53. Tc2 Td6; 54. Rc5 Te6 Abandona.
posicion final1 Mis 60 mejores partidas, de Bobby Fischer

Posición final

 
Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Ceguera ajedrecística

                        Comentarios 0 comentarios
foto20rubinstein21 Ceguera ajedrecística

Akiba Rubinstein

Cuenta ludek Pachman que para el segundo torneo internacional de San Sebastián, en el año 1912, donde estaba convocada la élite del momento, no se presentaron Lasker ni Capablanca, “por razones diplomáticas”. Como ya se habían iniciado las gestiones para definir el título entre los dos, no era conveniente que participaran en el mismo torneo.

Pero Capablanca había empezado a hacerse ilusiones desde muy temprano. Todavía faltaban nueve años, con guerra mundial incluida, para que  se concretara el match en La Habana.

Entonces, pues, con excepción de estas dos celebridades, la élite, que no era tan numerosa como la de hoy, se congregó en el casino de la ciudad costera española. El torneo se jugó a dos vueltas. Y ya en la primera todo parecía definido. Spielmann llevaba 8 puntos; Marshall y Nimzowitsch, 5 y ½; Rubinstein y Tarrasch, 5. Pero en la segunda mitad a Spielmann “se le volteó el Cristo”, como se dice por estas latitudes cuando la suerte nos da la espalda. Y todo el esfuerzo que había hecho en la primera lo perdió en segunda, en la que hizo menos del 50% de la puntuación.

Entretanto Rubinstein y Nimzowitsch habían mejorado su posición de manera notable. Antes de la última ronda, Rubinstein tenía 11 ½ puntos y Nimzowitsch 12. Con unas tablas, Nimzowitsch ganaba; Rubinstein, en cambio, estaba obligado a ganar.

A pesar de los extraños errores cometidos por los jugadores, la partida no deja de ser interesante. El único que no comete errores es Dios, que nos hizo a nosotros, los humanos, para que los cometiéramos todos.

Defensa india antigua. Rubinstein – Nimzowitsch.

1. d4 Cf6;
Dice Lasker en el libro del torneo, refiriéndose a la jugada del negro: “también es buena, si se tiene paciencia y se juega muy bien. Pero 1… d4 compromete menos”. ¡Cómo cambian los tiempos! En aquella época, ni siquiera se les llamaba “indias” a estas partidas.

2. c4 d6; 3. Cf3 Cbd2; 4. Cc3 e5; 5. e4 Ae7; 6. Ae2 0-0; 7. 0-0 Te8; 8. Dc2 Af8; 9. b3 c6; 10. Ab2 Ch5?

A muy temprana hora, Nimzowitsch se lanza en un ataque desorganizado, que pronto lo dejará en desventaja.

11. g3 Cc8; 12. Tad8 Df6; 13. Cc1! Aunque parecida a la jugada 11 del adversario, ésta persigue un objetivo claro.

13…Ah3; 14. Tfe1 Cf5 (les queda de tarea a los novatos pensar por qué sería fatal tomar este caballo); 15. dxe5 dxe5; 16. Cxe5!

“Una bonita combinación, porque contrarresta a fondo la acción de las blancas. El descuido en el desarrollo será puesto ahora de manifiesto por las blancas”. Pachman.

16… Txe5; 17. Af1 Cd7; 18. Dd2?

“Esto ya es de una finura exagerada”. Pachman. Después de la continuación normal 18. Axh3 Cxh3+; 19. Rg2 quedarían dos piezas menores negras atacadas.

18…Axf1; 19. Txf1

Como resultado de la ‘finura’, las negras han conseguido buen contra-juego.

19… Ch3+; 20. Rg2 Cg5

La respuesta blanca es forzada; de lo contrario recibirían mate en dos jugadas)

21. f4 Dg6!; 22. exg5 Txe4!

(Si … Dxe4+; 23. Rh3! Te7; 24. Tde1, y se pierde el caballo negro.)

23. Dxd7 Te2+; 24. Tf2 De4+; 25. Rg1

posicion despues de rg1 Ceguera ajedrecística

Posición después de 25. Rg1

25…Ac5??; 26. Ad4??

El uno no ve que puede recibir mate en dos jugadas (Dxf7, seguido de Dg7++) y el otro tampoco se percata de que puede darlo. “Uno de los casos de ceguera ajedrecística en una partida de grandes maestros”. Pachman. Seguramente el uno estaba muy satisfecho con la posibilidad de incrementar su ataque y el otro lleno con el caballo que acababa de comerse. Claro está que Capablanca cometió otro peor en el torneo de Karlsbad, en 1929, cuando ya en la 9ª jugada perdió una pieza menor contra Saemisch.

26… Axd4; 27. Dxd4 Te8+; 28. Tf1 TxT+; 29. RxT Dh8+; 30. Rf2 Dxh2+; 31. Rf3 f6

Se defiende del mate y amenaza con abrir la columna “f”.

32. Dd2! Dh3; 33. Dd7 f5; 34. Cf3 Dh5+; 35. Rg2 Dxg5; 36. De6+ Rh8; 37. Ce2

Impide el avance f4.

37… Dh5; 38. Td7 Te8; 39. Cf4! TxD; 40. CxD Y las negras abandonaron.

Akiba Rubinstein, al igual que Morphy, Steinitz, Fischer, acabó su vida recluido en un sanatorio mental.  En su calidad de judio, padeció todo tipo de persecuciones. Parece que escapó milagrosamente de Auchwitz. Como ajedrecista, jugó al más alto nivel. Pero no tuvo la oportunidad de retar a ningún campeón.

Nimzowitsch murió a la edad de 49 a causa de una pulmonía. Al igual que Rubinstein y Reti, nunca tuvo oportunidad de retar a campeones mundiales, estando al nivel de ellos. Escribió libros famosos, como Mi Sistema.

aaron nimzowitsch 1929 Ceguera ajedrecística

Aaron Nimzowitsch

 

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Campeonato mundial de 1990 (IV)

                        Comentarios 1 comentario

 

 

lyon la flo Campeonato mundial de 1990 (IV)

Lyon, la Florencia francesa

 

Antes de entrar en el tema del campeonato de 1990, quiero pedirles excusas a los lectores por el error cometido al transcribir la partida de Capablanca y Lasker, en el torneo de San Petersburgo de 1914, en la que por descuido olvidé anotar la jugada 26 de las negras: 26…Tae7.

 

Ahora si vamos al campeonato mundial.

 

La intensidad con que se jugaron las primeras partidas en Nueva York, incrementó el interés del público que quería seguir el espectáculo en vivo, y no dudaba en pagar boletas de 25 hasta 100 dólares. Pero en la quinta partida los jugadores decidieron tomarse un descanso y acordaron tablas en la jugada 36.

 

En la sexta partida volvió la emoción a la sala de juego. Karpov tuvo la iniciativa hasta que su rival se la arrebató mediante un sacrificio de peón. Pero curiosamente Kasparov desaprovechó varias oportunidades y tuvo que contentarse con las tablas.

 

Para la séptima, Karpov abrió con peón dama, al igual que en las cuatro partidas anteriores, cuando le correspondió el primer turno. Y Kasparov le contestó con la defensa india de rey, con la que ha contestado las otras veces, aunque con ligeras variaciones respecto al orden de las jugadas.

 

Veamos la partida.

 

Karpov – Kasparov; defensa india de rey.

 

1. d4 Cf6; 2. c4 g6; 3. Cc3 Ag7; 4. e4 d6; 5. Cf3 0-0; 6. Ae2 e5; 7. Ae3 Ca6; 8. 0-0 Cg4 (por cuarta vez en este match, Kasparov se defiende con la india de rey, que fuera su defensa favorita en la época en que surgió como estrella. Otro gran aficionado a esta defensa fue Fischer.

 

9. Ag5 f6; 10. Ac1 Rh8; 11. h3 Ch6; 12. dxe5 (Mijail Tal, presente en la sala, comentó: “también es posible 12. Tb1, pero Karpov prefiere una posición más clara”.

 

12…fxe5, evitando simplificaciones. 13. Ae3 Cf7; 14. Dd2 Cc5; 15. Cg5 Cxg5; 16. Axg5 Af6 (“prefiero 16…De8, pues el alfil en f6 no está bien ubicado”. Tal)

 

17. Ae3 Ce6; 18. Ag4 (“la posición es favorable para las blancas. Por ejemplo: 18…Cd4; 19. Axc8, seguido de 20. Axd4, y el caballo blanco es más fuerte que el alfil negro”. Tal)

 

18…h5; 19. Axe6 Axe6; 20. Cd5 Ah4; 21. Tac1 Rh7 (“También era posible 21…c6, ya que 22. Ab6 no es peligroso para las negras, después de 22…Dd7. La última jugada de las negras es profiláctica, debido a la apertura de la diagonal a1-h8”. Tal)

 

22. Tc3 Tf7; 23. b3 c6; 24. Cb4 Td7; 25. Tcc1 Af6; 26. f4 exf4; 27. Axf4

 

posicion despues de 27 axf41 Campeonato mundial de 1990 (IV)

27… Da5? 28. Cd5 (“Todos los presentes en la sala esperábamos ansiosamente esta jugada. Mientras pensábamos en algunas variantes, suspirábamos profundamente, pues Karpov nos tenía a la expectativa. No había ninguna duda de que la había visto; sólo quedaba por saber cómo iba a continuar”. Hoyos-Millán. “También es buena 28. Cxc6”. Tal)

 

28…Dc5+ (única)

 

29. Rh1 (“Karpov escoge la continuación más clara. Después de 29. Ae3 Ag5; 30. Cf6+ Rh6; 31. Axc5 Axd2; 32. Cxd7 dxc5; 33. Tcd1 Te8; 34. Axd2 Ae5; 35. Ae3 Ag3. Se entiende que el objetivo es obtener alguna actividad. Pero después de 35…Rg7 las negras hubieran aguantado un poco más. Ahora el final de torres está totalmente perdido para las negras).

 29…Axd5; 30. cxd5 Dd4; 31. dxc6 bxc6; 32. Txc6 Te8; 33. Txc4 Dxd2; 34. Axd2 Ae5; 35. Ae3 Ag3; 36. Tf3 h4; 37. Af2 Axf2; 38. Txf2 Tde7; 39. Tf4 g5; 40. Tf6 Txe4; 41. Txe4 Txe4; 42. Txd6 Te7; 43. Ta6 Rg7.

En esta posición Karpov selló su jugada secreta. Pero Kasparov abandonó al día siguiente, en horas de la mañana; telefónicamente. Todos los análisis demuestran que el rey blanco entra en el juego sin ningún problema e impone la ventaja de un peón.

 

36. Tf3 h4; 37. Af2 Axf2; 38. Txf2 Tde7; 39. Tf4 g5; 40. Tf6 Txe4; 41.

 

 

posicion final Campeonato mundial de 1990 (IV)

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Aperturas, Curiosidades

Poesía de Ajedrez II

                        Comentarios 1 comentario

poesia de ajedrez 2 Poesía de Ajedrez II

La lucha por la vida

En mágico tapete ajedrezado
un duelo colosal se inicia.
Las torres dispuestas al costado
son murallas de ciudad Fenicia.

El sencillo peón da el primer paso.
Los caballos al galope van saltando,
apoyando el ataque cual pegazo
en campo enemigo están volando.

El Alfil fiel soldado raso
desde una diagonal y en fiancheto
con la temible Dama hace estragos
en posiciones que son un reto,

para el mas avanzado jugador
la situación requiere inteligencia,
gran frialdad ser calculador
y usar como arma la paciencia.

Dominado el rival desde el inicio
la victoria aún está lejana,
pues se debe someter al sacrificio
al caballo, al peón y algunas veces hasta la Dama.

Para lograr el anhelado triunfo
y tener un brillante remate
debe sacar al Rey de su refugio
y propinarle así el fulminante mate.

Mas la lucha a cada instante
se torna ardua ,es una epopeya,
la mente tal presión no resiste
y puede reventar cual centella.

Atacado el Rey en su enroque
minada su fortaleza
la jugada final es sólo un toque
para que caiga destronada la realeza.

Solo queda resignar con gran nobleza
aceptar como caballeros la derrota.
El Rey ha sucumbido ante la fuerza
de una mente y no de una bayoneta.

Va mi alabanza a quien gana
haciéndole honor al noble juego,
ejemplo de disputa sana
imponiendo su ley pero sin fuego.

Cuantos hay que en esta vida
no saben admirar a su rival en la derrota.
La vida es un juego, es una partida
ycomo el agua que cristalina brota.

Llega al final de este homenaje
al juego ciencia, noble arte ejemplo de vida.
Dedicado tambien al personaje
que va por mundo jugando su partida.

En este post ha colaborado Samuel Antolinez, el cual nos puso un comentario en Ajedrez 32, ya que había visto el otro post de Poesía ajedrecística.

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Tags TAGS: , , , , , ,