Categoría: Curiosidades

Campeonatos mundiales del pasado V

                        Comentarios 0 comentarios
nueva york 19272 Campeonatos mundiales del pasado V

Nueva York 1927

En los Estados Unidos, Capablanca tenía tanta o más hinchada que en su propia Cuba. Sus resultados de los torneos de Nueva York 1924 y Moscú 1925 tenían muy preocupados a sus fanáticos. Pero, viéndolo bien, no eran tampoco unos pésimos resultados, al fin y al cabo había ocupado el segundo y el tercer puesto en unos torneos fuertes, de primera categoría. Pero se esperaba más de él. Y ya hemos visto que no se fajó con la disciplina y el entusiasmo necesarios para ganar. Por esa razón, sus seguidores organizaron el torneo de Nueva York 1927.
“Había que resucitar su otrora temible reputación y al mismo tiempo ‘frenar’ a Alekhine, cuyos éxitos venían en aumento”,  dice Panov.
Para tal fin organizaron un torneo muy particular, entre el 19 de febrero y el 25 de marzo de 1927, con seis invitados, programado a cuatro vueltas. Los invitados, además de Capablanca, fueron Alekhine, Nimzowish, Vidmar, Spielmann y Marshall. Entre la prensa deportiva causó extrañeza que no fueran invitados Lasker, que solía quedar por encima del campeón en este tipo de encuentros; Reti, que le había ganado una buena partida en el torneo de 1924, y Rubinstein, que le había ganado en San Sebastián, y en los otros encuentros siempre habían hecho unas tablas descoloridas.
El torneo se hacía también con el objeto de definir el retador. A comienzos de ese mismo año, Capablanca había recibido sendos retos de Alekhine y de Nimzowish, que se consideraban con iguales derechos.
Por su parte, Alekhine, ya tenía muy adelantadas conversaciones con la Federación argentina de ajedrez para realizar el encuentro en Buenos  Aires. Y Capablanca había estado de acuerdo. La carrera de aquél venía en un fulgurante ascenso, que él recoge en su libro Mis mejores partidas de Ajedrez, donde analiza partidas desde 1909, en su primera presentación en San Petersburgo hasta el año 23, con brillantes actuaciones en torneos importantes, como Carlsbad 1911, Schveningen 1913, Manheim 1914, Margate 1923 y otros. Actuaciones en las que demuestra con sobrada razón que debe ser el retador. Aunque Nimzowish por su lado también había hecho méritos parecidos. Pero esto lo iba a definir la tabla de posiciones del torneo.
En unas notas sobre los participantes en el torneo, para el New York Times, Capablanca escribe sobre Alekhine:
“El doctor Alejandro Alekhine nació en Rusia en 1902. La lista de sus éxitos es impresionante. Representante de la raza eslava, de más de 1.80 metros de estatura y de alrededor de 100 kgrs de peso, rubio y de ojos azules, Alekhine llama la atención por su aspecto cuando aparece en la sala del torneo. Habla con soltura seis idiomas, ostenta el título de doctor en derecho y por su cultura general sobrepasa con holgura el nivel de una persona mediana. Por lo visto, Alekhine está dotado de la memoria más excepcional que jamás haya existido. Nos encontramos por primera vez en 1913 en San Petersburgo. Apenas tenía 21 años y ya demostraba una extraordinaria noción de las aperturas. Actualmente es difícil encontrar otro experto igual en este campo. Nos parece que el contacto con nosotros favoreció el desarrollo y la formación de Alekhine. En aquellos tiempos era muy débil en los finales. Ahora es muy fuerte en esa fase del juego. Entonces rengueaba en la apreciación del medio juego, mientras que actualmente es uno de los más fuertes en este sentido. En una palabra, antes Alekhine era todavía un jovencito inmaduro, mientras que ahora no hay otro tan acabado como él en todas las etapas del juego”.
Capablanca jugó el torneo con toda la seriedad del caso, con su fuerza de antes, y les ganó a sus adversarios sus encuentros individuales. Con Alekhine, que ocupó el segundo puesto, le ganó una partida y entabló las otras tres.
Los resultados finales fueron:
1. Capablanca          14         puntos
2. Alekhine               11.5         ”
3. Nimzowish           10.5       ”
4. Vidmar                  10       ”

5.Spielmann            8                    ”
6. Marshal                6       ”

“Debido a mi juego débil –dijo después Alekhine – el valor de esta partida fue nulo, pero su significado sicológico para la numerosa legión de aficionados (y no para el vencido) fue enorme. Sin duda, gracias a esta partida, el 95% de los llamados críticos competentes trataron de convencer al mundo del ajedrez de que en Buenos  Aires en realidad no habría lucha, sino simple exterminio”.
Con el resultado del torneo, ya no había que darle más vueltas al asunto. Quedaba definido que para septiembre del mismo año se realizaría el match de Buenos Aires entre Capablanca y Alekhine.
Después del torneo, Capablanca salió apresuradamente para La Habana, donde había muerto su madre, María Graupera. La noticia la recibió en Washington, cuando iba camino a Nueva York a jugar el torneo.
“Este período posterior a la muerte de su madre –cuenta Jorge Daubar- lo vive Capablanca en plena reclusión, apenas saliendo a la calle cuando sus obligaciones con la Secretaría de Estado así lo impone. Entretanto pasa sus ratos de ocio leyendo novelas históricas que muy recientemente se han convertido en sus favoritas. A ratos, y más por barajar sus ocupaciones que por otra cosa mayor, le dedica algunas horas al repaso de los pocos libros de ajedrez que tiene a mano en la que fuera la biblioteca de su padre”.
¿Entonces no se prepara para el match? Todo parece indicar que no. Haber triunfado en Nueva York de manera tan contundente sobre sus rivales, le dio la falsa seguridad de que el match de Buenos Aires sería algo sencillo; “un simple exterminio”, como decía Alekhine.
A finales de julio se embarca rumbo al Brasil, donde le tienen programadas cinco series de simultáneas, en Sao Paulo. El barco va lleno de parejas de turistas de Europa del norte. En los puertos, los maridos se bajan del barco, en compañía de los marineros, en busca de las mulatas y las criollas que venden su amor. Sus mujeres quedan en el barco, al cuidado de Capablanca y otros comerciantes cubanos, que tratan de consolarlas lo mejor que pueden.
Cumple sus compromisos en el Brasil. Y llega a Buenos Aires el 10 de septiembre. En el muelle lo están esperando los directivos del club de ajedrez y de la Federación Argentina de ajedrez. La prensa y los aficionados también han acudido en masa. Un delegado del presidente de la República lo conduce en una lujosa limosina hasta el hotel Plaza.
En la ciudad se vive una enorme expectativa. “Dos emisoras locales, la SOO y la LOR, que han contratado con los organizadores el derecho de transmisión exclusiva, por bloques de a diez partidas cada uno. La primera para el gran Buenos Aires, y la segunda para el resto del país” (Daubar)
A su vez, Alekhine, ha llegado a la ciudad desde el 5 del mismo mes, en compañía de su esposa. Después de sus entrenamientos, todos los días da una larga caminada por los alrededores del centro. El día de la primera partida, en su caminada habitual, se encuentra tirada en el suelo una herradura con sus clavos puestos. Y como era extraordinariamente supersticioso, sale para un puesto de venta de prensa, compra un diario cualquiera, la envuelve con todo el cuidado del caso y dice:
“¡Me estaba esperando!”.

capablanca y alekhine2 Campeonatos mundiales del pasado V

Capablanca y Alekhine

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Campeonatos mundiales del pasado IV

                        Comentarios 1 comentario

moscow19251 Campeonatos mundiales del pasado IV

Como ya hemos visto en anteriores artículos, Capablanca terminó el primero en el torneo de Londres 1922 y segundo en el de Nueva York 1924, detrás de Lasker. En este post veremos cómo quedó tercero en Moscú, detrás de Bogoljubow y Lasker:

En el año 1925, entre el 10 de noviembre y el ocho de diciembre, se realizó en Moscú el primer gran torneo internacional soviético; el primer torneo importante que se celebraba después del triunfo de la revolución de octubre. Estaba recién instalado Stalin en el poder. Por el mundo occidental, fueron invitados Capablanca, Lasker, Marshall, Tartakower, Reti, Grünfeld, Rubinstein, Spielmann, Yates, Saemisch y el mejicano Carlos Torre. Éste último fue una figura meteórica, que tuvo que retirarse muy joven del ajedrez por motivos de salud. Pero en este torneo de Moscú dejó ver toda su fuerza, metiendo nada menos que a Lasker en un molino, entablando con Capablanca y ocupando el quinto lugar.

Fuera de los occidentales, fueron invitados los 10 mejores ajedrecistas soviéticos del momento. El único ausente importante fue Alekhine, que había tenido que salir casi a escondidas de Rusia en el año 23; y podemos asegurar que nunca más volvió su patria.

Para tener una idea del tiempo que implicaba un desplazamiento desde La Habana hasta Moscú, basta decir que Capablanca salió a comienzos de octubre para llegar en los primeros días de noviembre. A su paso por el puerto de El Havre se le unió el joven Carlos Torre. En Moscú, los ajedrecistas extranjeros fueron alojados en uno de los antiguos palacios de los zares, con más consideraciones que a jefes de Estado. En la ceremonia inaugural, en la sala azul de la Casa de los Sindicatos fueron recibidos por un alto dignatario del gobierno. Y en representación de los jugadores habló Capablanca. Era tanta la exaltación que reinaba por aquellos días, que hasta película se filmó.  Hoy todavía podemos ver por Youtube fragmentos de aquel papelón algo tonto que representó Capablanca, el protagonista de la película “Fiebre de ajedrez”.

Pero en la sala de ajedrez las cosas no marchaban tan bien para él. Ya en las primeras tres rondas tuvo que conformarse con tres tablas. Le gana la partida siguiente al inglés Yates. Entabla la quinta con Rubinstein, una deslucida partida, donde ninguno de los dos arriesga nada. En la sexta ronda entabla también con Rabinovich. La filmación de la película le demanda mucho tiempo. Además, parece que el campeón, que es algo enamoradizo, da largos paseos con una de las actrices del reparto.

En otras rondas pierde contra Ilijn Genevsky y contra Verlinski, ambos nuevos maestros soviéticos, que seguramente subestimó.

Panov transcribe las primeras jugadas de la partida, donde en jugada 14 ya estaba perdido Capablanca. Veámosla: (Verlinski juega con negras)

1. P4D, P4D; 2. P3R, C3AR; 3. A3D, P4A; 4. P3AD, C3A; 5. P x P, P4TD; 6. C2D, P4R; 7. A5C, A x P; 8. CR3A, D2A; 9. D4T, O-O; 10. A x C? , P x A; 11. P3CD, A3T; 12. A2C, P5D! ; 13. P4A, TR1C; 14. P x P… etc.

Se cuenta que la víspera de esta partida Capablanca tenía descanso y viajó en tren toda la noche hasta San Petersburgo, en esa época Leningrado, a dar unas simultáneas contra los 30 mejores jugadores de la ciudad. Perdió una de sus partidas contra un niño de 14 años, un tal Mijail Botvinnik. Por la noche viajó en tren nuevamente a Moscú, amanecido y agotado, a enfrentar a Verlinski.

Gana la siguiente partida contra Reti. Cuando le toca el turno con Carlos Torre, éste está ocupando el primer puesto. Ambos juegan a ganar. Torre tiene una posición ventajosa, pero Capablanca le lleva dos peones de ventaja. Pero después de una lucha ardua y larga deciden partir el punto.

A partir de este momento, algo tarde, se olvida de la película y de su compañera de elenco y se dedica a jugar en serio, ganando puntos muy valiosos contra Bogoljubow, Tartakower, Saemisch, Zubarev y otros. Pero este esfuerzo no le alcanza sino para un tercer puesto.

Cuenta Jorge Daubar, un cubano que escribió una buena y detallada biografía de Capablanca, en la que me he apoyado para escribir estas líneas, que después de la ceremonia de clausura Capablanca fue conducido hasta el despacho del propio Stalin, que quería conocerlo en persona. Se tomaron un té y conversaron algún momento sobre la guerra civil rusa.

Quién sabe qué tendría que decir Capablanca sobre este tema, habiendo sido huésped de honor de los zares en los torneos de San Petersburgo 1913 y 1914.

En las crónicas que escribió después sobre el torneo de Moscú, resalta el gran apoyo que se le da al ajedrez en la Unión Soviética, que lo ha convertido en un deporte masivo, y le augura un gran porvenir.

Alekine, que no le perdía paso a Capablanca, escribió después sobre este torneo:

“El año 1925 trajo para Capablanca la mayor desilusión que había sentido hasta ese momento, puesto que en el torneo internacional de Moscú ocupó a duras penas el tercer lugar… Ya entonces se escucharon voces que comentaban los alarmantes síntomas aparecidos en el juego del campeón del mundo. Uno podría pensar que la maestría de Capablanca no había llegado a lo que prometía tomando como base el período inicial de su carrera. La explicación reside en la preferencia de Capablanca, que se acentuaba con los años, por las simplificaciones y métodos de lucha simplemente técnicos, que matan el espíritu vivo que con tanto resplandor se había manifestado en las partidas del cubano en los torneos de San Sebastián de 1911 y San Petersburgo de 1914”.

Y agrega Vassily Panov, en su libro sobre Capablanca.

“La irregularidad de Capablanca despertó perplejidad general en los entendidos. Sí podía jugar como antes en su estilo brillante, pero daba la impresión de que no podía desenvolverse en los comienzos de la lucha”.

el kremlin de moscu Campeonatos mundiales del pasado IV

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Misterios del ajedrez en Cuarto Milenio

                        Comentarios 1 comentario

Cuarto Milenio es un programa de la cadena española Cuatro, el cual es presentado por el famoso periodista alavés Iker Jiménez. Lleva algo más de 3 años emitiéndose todos los domingos a partir de las 23:45, y la verdad es que a la gente le gusta bastante este curioso programa sobre fenómenos paranormales y misterios sin resolver.

En esta ocasión y acompañado por el Gran Maestro Español Miguel Illescas, siete veces campeón de España, Iker nos presenta los misterios que engloba este maravilloso mundo de 64 casillas llamado ajedrez. Trata temas muy interesantes y anécdotas curiosas, como el turco autómata, la telepatía en el ajedrez, el duelo de Deep Blue contra Kasparov, la silla de Bobby Fischer etc.

Sin más preámbulos, os dejo tres vídeos de lo que fue este interesante programa en el cuál hablaron del ajedrez (cosa muy rara en los medios de comunicación):

Primer vídeo Misterios del Ajedrez – Cuarto Milenio:

Segundo vídeo Misterios del Ajedrez – Cuarto Milenio:

Tercer vídeo Misterios del Ajedrez – Cuarto Milenio:

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades, Vídeos

Tags TAGS: , , , , , , ,

Campeonatos mundiales del pasado (II)

                        Comentarios 0 comentarios

Capablanca, campeón.

con su esposa Campeonatos mundiales del pasado (II)En ajedrez, aquel tema de Freud de ‘los que fracasan al triunfar’, ha dado mucha tela para cortar. Uno de ellos es el de nuestro Capablanca, un personaje que nos llena de orgullo y al que los ajedrecistas de estas latitudes queremos entrañablemente. No importa que sea cubano; habría podido ser argentino, peruano o colombiano: es latinoamericano. Y junto con el inolvidable Fisher, son los únicos campeones que ha producido este continente.
Recién coronado campeón, alcanzó la cima de su gloria. El gobierno cubano lo sostenía económicamente y, como si fuera poco, por sus presentaciones le pagaban altos honorarios, caso inédito en el ajedrez, al menos hasta aquel entonces. Se casó con una hermosa y rica mujer, dos cualidades nada despreciables en una buena esposa.
La primera competición importante en la que participó como campeón fue el torneo de Londres, en 1922, que reunió a la flor y la nata del momento. Estaban Alekine, que ya lo llamaban “el campeón de Europa”, Euwe, la joven promesa de Holanda. En representación de la llamada “escuela hipermoderna”, estaban el joven Ricardo Reti y el veterano y periodista Tartakower; Bogoljubow, que se llamaba a sí mismo “el tigre de Ucrania”; además de los grandes maestros Vidmar, Maroczy, Rubinstein y otros menos famosos. En total, 16. Por razones políticas, fueron excluidos Teichmann, Tarrasch, Spielmann y Lasker.
Emocionado con los resultados de Capablanca, Tartakower, el que alguna vez dijo: “un peón aislado dispersa tristeza por todo el tablero”, escribió:
“No es un estratega profundo como Lasker ni un espíritu embriagado por la ciencia del ajedrez como Tarrasch, sino un ajedrecista práctico repleto de ideas geniales…”
Capablanca terminó invicto en el primer puesto. De las quince partidas, ganó once. Pero al público y a la prensa deportiva les disgustaron las tablas con Alekine y Rubinstein. Pero a él le pareció “muy prudente” ofrecerlas, dada la cómoda posición que tenía en la tabla. En la opinión de Vassily Panov, “éstas breves partidas fueron al mismo tiempo síntomas de la pereza intelectual a que siempre fue propenso el cubano y de una exagerada moderación ajedrecística, moderación de la que empezó a abusar en los años posteriores”.
Acerca de este encuentro con Capablanca, escribió Alekine unos años después:
“Ya era campeón del mundo y con toda evidencia estaba dispuesto a quedarse en el trono por mucho tiempo… Sin embargo, su temperamento había empeorado algo. Se volvió más nervioso, y esto se notaba en su deseo de postergar todo lo posible cualquier match por el título mundial hasta hacerlo irrealizable. Por consiguiente redactó el reglamento de Londres, que aumentaba la cuota que tendrían que depositar los aspirantes al título a diez mil dólares.”
Como dato curioso de este torneo, se cuenta que en la ronda 13 Capablanca jugaba contra Vidmar. Después del aplazamiento, Capablanca le preguntó a Vidmar cómo veía su posición. Éste le contestó que muy grave, pero que iba a seguir jugando. Se comunicaron en francés, lengua que ninguno de los dos manejaba a la perfección. Por la tarde se reiniciaron las partidas aplazadas. El árbitro puso a andar los relojes. Pero Capablanca no apareció. Cuando faltaban dos minutos para que perdiera, Vidmar pensó que aquél le había entendido mal e inclinó su rey, salvándole un punto a Capablanca. De no haber sido así, las cosas hubieran sido más difíciles.
Enlace donde se pueden ver la tabla y las partidas del torneo:
http://www.tabladeflandes.com/frank_mayer/frank_mayer96.html

tartakower Campeonatos mundiales del pasado (II)

central hall westminster Campeonatos mundiales del pasado (II)

sede del torneo en 1922

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Campeonatos mundiales del pasado – Lasker vs Capablanca

                        Comentarios 0 comentarios

capablanca lasker 1925 Campeonatos mundiales del pasado   Lasker vs Capablanca

A comienzos del siglo XX, a diferencia de hoy, no había torneos para seleccionar los candidatos a campeón del mundo, sino que el dueño del título establecía las condiciones. Inclusive podía escoger a su adversario.
En el caso de Capablanca, su campaña para enfrentar a Lasker empezó desde la primavera del año veinte, después del torneo de Hastings, en Inglaterra, que era algo así como un Linares de hoy. Capablanca ganó fácilmente el torneo, puesto que acababa de pasar la primera guerra mundial y no fueron invitados los jugadores del bloque Alemania-Austria, que reunía a los mejores del momento. Con el objeto de lograr su match con Lasker, después del torneo se quedó en Europa, haciendo campaña, con apoyo de la prensa especializada y lanzando un libro.
El libro no gustó, pero cumplió con su cometido de mover la opinión de la gente. Capablanca analizaba partidas brillantemente conducidas por él contra jugadores de segunda, pero al comentar las partidas ganadas contra grandes jugadores hacía profundos análisis de las variantes que lo favorecían a él y omitía las variantes que hubieran salvado a sus adversarios.
Con este símbolo de cobardía, Lasker no pudo seguir negándose.
Tras un año de difíciles negociaciones, Lasker renunció al título, a favor de Capablanca. La opinión se indispuso. ¿Por qué a favor de éste? ¿No estaban también un Alekine y un Rubinstein? Además, en la Europa de la posguerra ningún país estaba en capacidad de ofrecer los 8 mil dólares que pedía Lasker, si ganaba el campeonato mundial.
Finalmente, se concretó el match en La Habana (marzo de 1921) a 24 partidas. A la altura de la partida 14, Capablanca había ganado 4 y llevaban 10 tablas. Lasker, desilusionado, se retiró. Nunca lo habían batido así. Había sido campeón durante 27 años y tenía 51 años. De Lasker se había dicho que era un maestro en el arte de la defensa, ‘que ganaba las partidas ganadas y algunas de las perdidas’. Por primera vez un campeón no le había ganado una sola partida al aspirante. Inicialmente, Lasker le echó la culpa al clima. Pero después aceptó que Capablanca había jugado mejor.
Lasker llegó a La Habana tan confiado en su juego, que se comprometió a escribir un artículo diario a un periódico europeo, donde comentaba las partidas y sus impresiones sobre el match.

jose raul capablanca Campeonatos mundiales del pasado   Lasker vs Capablanca

Sobre la partida 11 escribió:
“Esta partida habla muy favorablemente del juego de Capablanca; la condujo con energía desde el principio hasta el final y, al mismo tiempo, con cautela, palpando posiciones sólidas que podrían ser puntos de partida para el ataque. Yo tampoco jugué mal en este encuentro, excluyendo la última parte. Aquí me fallaron las fuerzas, probablemente por la acción del clima. Al decir esto no quiero restarle méritos a Capablanca, que me colocó frente a problemas de magnitud suficiente para quebrar las fuerzas de cualquier ajedrecista fatigado”.

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Tags TAGS: , ,

Alekhine contra Trotsky, una partida definitiva

                        Comentarios 0 comentarios

aljechin5 Alekhine contra Trotsky, una partida definitiva

Como todos los nobles rusos, en el momento de la revolución de Octubre de 1917 (también conocida como la revolución bolchevique), Alekhine trató de huir de esas tierras. Al poco tiempo de marchar, fue capturado en Odessa, encarcelado y amenazado con la pena de muerte. Trotsky, el comisario del pueblo, lo visitó en su celda y le pidió que jugara una partida con él.
Alekhine comenta: “Nos sentamos frente a frente y nos dispusimos a comenzar la partida. Le pregunté si deseaba jugar con blancas o con negras. Me hizo un gesto que interpreté como que lo dejaba a mi elección. Me decidí por las blancas y empezamos la partida más emocionante que había jugado en toda mi vida. No es que yo hubiera estado un solo momento en peligro durante el juego, pero sentía la certeza de que de el resultado de la partida dependía mi salvación.”
“No sabía, sin embargo, si debía ganar o dejarme ganar, e hice durante algún tiempo, a propósito, jugadas débiles, para dar a mi adversario alguna probabilidad de victoria. Trotsky levantó una vez los ojos, me echó una mirada fugaz, penetrante, indagadora, continuando después el juego sin decir palabra. Aquella mirada me hizo comprender y, sobre todo, me dejó en la duda de si Trotsky había descubierto mi táctica. Entonces decidí reconstruir la posición jugando como solía hacerlo en otros ambientes. Momentos antes del Jaque mate, Trotsky abandonó. Me hizo una ligera inclinación de cabeza y se marchó acompañado de los guardianes.”
“A la mañana siguiente me fue remitido a mi celda un documento con la firma del Comisario del Pueblo: estaba libre y podía abandonar inmediatamente Rusia. Ésta sin duda slguna había sido la partida más difícil de mi vida y así pude salir del infierno rojo.”

leon trotsky2 Alekhine contra Trotsky, una partida definitiva

Con la revolución, Alekhine perdió toda su inmensa fortuna, que incluía propiedades y fábricas de confecciones. Después de esto, según él, la Segunda Guerra Mundial le quitó lo que le quedaba, pero el ajedrez lo acogió para siempre en su seno.

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Tags TAGS: , , ,

Tableros y piezas de ajedrez artesanales

                        Comentarios 16 comentarios

tableros y piezas de ajedrez artesanales Tableros y piezas de ajedrez artesanales

Studio Anne Carlton (SAC) es una de las empresas más importantes del mundo, en lo que se refiere a la producción y distribución de tableros y piezas de ajedrez como elementos decorativos y artísticos. En el catálogo de su página podemos encontrar desde motivos literarios como el Mago de Oz, Alicia en el país de las maravillas, Sherlock Holmes o acontecimientos históricos como la batalla de Trafalgar o la de Troya. El nivel de realismo de las figuras, la mayoría pintada a mano, como se puede comprobar en las ilustraciones, es espectacular. Aparte de su amplio repertorio de piezas y tableros de ajedrez, también podemos encontrar ordenadores de ajedrez, ajedreces de viaje, juegos de Domino, de Backgammon etc.

Esta empresa está situada Inglaterra y podéis contactar con ellos de varias formas:

  • Teléfono: 01482 327019
  • Fax: 01482 210490
  • Email: info@sac-games.com
Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Tags TAGS: , ,

Vladimir Nabokov: opiniones sobre Bobby Fischer

                        Comentarios 2 comentarios

nabokov Vladimir Nabokov: opiniones sobre Bobby Fischer

ES NORMAL QUE SEAN ANORMALES

En su calidad de ruso, Vladimir Nabokov, el autor de Lolita, fue un ajedrecista notable; el cual era compositor de problemas de ajedrez y escritor de novelas. Su obra que más destaco que tiene por tema el ajedrez fue La defensa de Luzhin (1929-1930). En una de las pocas entrevistas que concedió, en 1975, cuando le preguntaron qué pensaba sobre Bobby Fisher, dijo:

“…es un ser extraño. Pero no tiene nada de anormal que un jugador de ajedrez no sea normal. Se dio el caso del gran Rubinstein, a principios de siglo. Del manicomio donde solía vivir, una ambulancia lo llevaba cada día a la sala del café donde se celebraba el torneo y después lo devolvía a su casilla negra, después del juego. No le gustaba ver a su adversario, pero una silla vacía más allá de su tablero todavía le irritaba más. Entonces ponían un espejo y el veía su reflejo o quizá al auténtico Rubinstein”.

El del polaco Rubinstein, jugador famoso de comienzos del siglo 20, no es el único caso de locura en la historia del ajedrez. Ya la había sufrido unos años antes Morphy. Después, Capablanca, sufrió cierto delirio de grandeza, que le hizo creer que no tenía rivales, lo que le costó el título de campeón. También Fischer, tras arrebatarle el título mundial a Spassky, entró en el trance que Freud llamado “los que fracasan al triunfar”; en el momento en que Karpov ganó justamente el derecho a retarlo, sacó toda clase de disculpas para evitar el encuentro. Y dice Alexander Koblenz, famoso entrenador ruso de campeones: “La tragedia personal de Alekhine fue que en toda su vida no había tenido amigos. Nunca le vi sonreír. Me parecía muy triste”

vnmod Vladimir Nabokov: opiniones sobre Bobby Fischer

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Tags TAGS: , , , , , ,

Al ataque – Mikhail Tal

                        Comentarios 10 comentarios

Siguiendo con la serie de libros imprescindibles, hoy vamos a hablar de “Al ataque”, el apasionante relato de la vida del gran maestro de ajedrez Mikhail Tal, contada por él mismo a un periodista de nombre Y. Damsky.

al ataque Al ataque   Mikhail Tal

Por no entrar en muchos detalles sobre la vida de Tal, (que contará en un futuro con su propia entrada) diremos simplemente que ha sido considerado uno de los mayores genios que ha dado el ajedrez. Fue campeón mundial a los 24 años (record que le arrebató Kasparov, que hizo lo propio con 22) y aunque su reinado solamente duró un año, su influencia sobre el tablero todavía se deja sentir en el siglo XXI. Extraoficialmente fue conocido como “La llama”, “el mago de Riga“, “Gangster del tablero” o “El jugador más agresivo de la Historia”; de hecho su fama de kamikaze del tablero le llegó ya desde el principio de su carrera. Sus partidas siempre daban espectáculo y eran las preferidas no sólo por los aficionados, también por los jueces y especialistas que solían adjudicarles muy a menudo el premio a la partida más bella. De pronto el juego audaz, imaginativo y enérgico de Tal había derrotado al técnico, estructurado y previsible de Botvinnik y Smyslov. De ahí la importancia de esta obra, que por fin desvela todas las claves del gran maestro Letón y que cambió para siempre la forma de entender ajedrez.

tal20y20fischer Al ataque   Mikhail Tal

Al ataque se compone de varias partes. La primera de ellas titulada Treinta años de ajedrez es la base de todo el libro, y en ella Tal hace un completo recorrido por toda su carrera (1947-1977) dando muestras de un fino sentido del humor y de una memoria portentosa. Su carácter afable y abierto le granjeó la amistad de la mayoría de los jugadores del panorama internacional. Gracias a ello el relato está sembrado de jugosas anécdotas personales que muestran la cara más humana y menos conocida de los grandes maestros: Botvinnick, Petrosian, Fischer

Además en este capítulo también aparecen: la archiconocida anécdota del hipopótamo en el estanque (Tal estuvo 40 minutos pensando en como sacar un hipopótamo de un estanque en el transcurso de una partida importante) o aquella vez que Fischer cambió su movimiento al ver que Tal comenzó a reírse tras verlo anotado en su planilla (cuando en realidad el movimiento era acertado). El gran maestro también nos habla de su fastidiosa costumbre de perder siempre la primera partida en cualquier torneo o competición en la que participase, de sus pésimos resultados, cuando por cuestión de equipo tenía que refrenar su ímpetu atacante, de sus problemas de salud (principalmente renales, con el tiempo acabaron extirpándole un riñón) que le persiguieron a lo largo de toda su carrera, de su enfrentamiento con nuestro precoz campeón europeo “Arturo Pomar” (al que ganó) etc.

taaal 673x1024 Al ataque   Mikhail Tal

El segundo capítulo Recordando con agrado es una recopilación de partidas de Tal comentadas por el mismo y que nos muestra al maestro en todo su esplendor dominando toda clase de aperturas: Española, francesa, holandesa, siciliana, defensa india de rey, Caro-Kann… Como muestra de su estilo comentando sus partidas os dejo una muestra: Tal iba con las negras contra Fischer, y se permite esta anotación en su primer movimiento.
1.e4 e6!

En el tercer capítulo, Cayendo en la trampa, se nos muestra el peculiar método que Tal empleaba a veces para ganar sus partidas: se dejaba aparentemente caer en la trampa para a continuación, con un movimiento intermedio inesperado, desbaratar toda la posición poniéndola patas arriba.
En el último Meditaciones ante el altar aparecen distintos tipos de sacrificios (a los que tan aficionado era el maestro) ordenados por la pieza que se entrega: de peón, de pieza, de torre, de dama… y de todo.

En resumen Al ataque es un libro que no puede faltar en tu estantería y está indicado tanto para el jugador novato y primerizo como para el de alto nivel. Y además de ofrecer un rico retrato del ambiente de la alta competición, se nos muestra la cara más humana y menos conocida del juego, de la mano de uno de los mayores ajedrecistas de todos los tiempos.

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Tags TAGS: , , , , , ,

Ernesto Che Guevara y el ajedrez

                        Comentarios 2 comentarios

che guevara y el ajedrez Ernesto Che Guevara y el ajedrez

Contaba el Che que cuando tenía once años, en 1939, se estaba jugando en Buenos Aires la VIII olimpiada mundial de ajedrez, que en ese tiempo se llamaba El torneo de las naciones y que hasta su pueblo Alta Gracia llegaban ecos de la fama de Capablanca. Al preguntar de dónde era el gran jugador, le dijeron que de Cuba. Y de allí nació su curiosidad por ese país.

Esa olimpiada tiene una connotación muy particular: por esos días se declaró la segunda guerra mundial y muchos de los participantes no pudieron regresar a sus países de origen. Entre ellos recordamos a Najdorf, Pilnik y Eliskases, que le dieron mucho renombre al ajedrez argentino.

Volviendo al Che, era tanta su preocupación por promover el ajedrez cubano que fue el principal impulsor de la masificación del juego y el creador del Capablanca in memorian, en el año 62, uno de los torneos más importantes que se juegan por estas latitudes.

Recibía a todos los ajedrecistas que llegaban a la isla y jugó con muchos de ellos. Después del primer torneo Capablanca in memorian, jugó en simultáneas con Najdorf, el ganador, y consiguió unas tablas algo tempranas.

che guevara y el ajedrez 1 Ernesto Che Guevara y el ajedrez

Incluimos una de sus partidas jugada contra el maestro nacional cubano Rogelio Ortega. Juega con negras el Che. En la jugada 15 gana pieza y en la 22 calidad.

1.Cf3 d5 2.e3 e6 3.d4 Cf6 4.Ad3 g6 5.0-0 Ag7 6.b3 0-0 7.Ab2 b6 8.Cbd2 Ca6 9.Aa3 c5 10.Ce5 Dc7 11.Tc1 Cd7 12.f4 Cb4 13.Axb4 cxb4 14.e4 Dc3 15.Cdf3 dxe4 16.Axe4 De3+ 17.Rh1 Dxe4 18.Cg5 Dd4 19.c4 bxc3 20.Txc3 Ab2 21.Cgf3 Tac8 22.Td3 Aa6 y las blancas abandonan.

Esta partida aparece en World Chess Links, curiosidades del ajedrez, donde entre otras curiosidades se puede ver una partida de Carlos Marx, del año 1867, conduciendo las blancas, en un gambito de rey, sacrificando caballo en la tercera o cuarta jugada y dando un mate como de problema.

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Tags TAGS: , , ,