Si consideramos de forma aislada las dos piezas menores, el caballo parece superior al alfil, ya que, aunque éste dispone de diagonales abiertas, sus tres peones centrales le restirengen el radio de acción. Pero aquí intervienen otros factores, pues las tres piezas mayores blancas son muy activas, mientras que las negras todavía no han enrocado y sus torres siguen en las casillas iniciales. ¿Cómo logran las blancas inclinar la lucha a su favor?

problema de mate nc2ba71 300x299 Ejercicio de ajedrez nº71

r3k2r/pp1q1pp1/4p2p/2PnP3/3P4/5Q2/P5PP/1RB2RK1 w kq – 0 1