Las Defensas Francesa y Caro Kann, pese a constituir sistemas de juego diferentes responden a un objetivo común: contraatacar en el centro del tablero. Veamos: 1.e4 e6, o bien 1.e4 c6, ante esta situación las blancas juegan para alcanzar la posición central perfecta de sus peones o posición deseada: 2.d4 y entonces, en ambas defensas, las negras juegan 2…d5 planteando al adversario la disyuntiva de avanzar con su Peón e, cambiarlo o defenderlo.

defensa caro kann 300x299 La Defensa Francesa y la Caro Kann

La diferencia esencial entre estas dos defensas esta dada por la visión del desarrollo del Alfil Dama de las negras, en la Francesa éste se encuentra bloqueado por el Peón e6, mientras que en la Caro Kann, el Alfil Dama mantiene opciones de movimiento en la diagonal h3-c8.
Así tenemos que en la Defensa Caro Kann, luego de 3.e5 las negras juegan naturalmente 3…Af5 y si las blancas jugaran 3.Cc3, luego de 3…dxe4 4.Cxe4, también es una de las alternativas más importantes de las negras, probablemente la más empleada, 4…Af5, desarrollando esta pieza a la vez que se amenaza a Ce4.

defensa francesa 299x300 La Defensa Francesa y la Caro Kann

Sin embargo en la Defensa Francesa, luego de 3.e5, las negras juegan 3…c5 y se concentran en la idea de atacar al sosten del más avanzado peón blanco, mientras su alfil de c8 queda por dentro de la cadena de peones. Si las blancas juegan 3.Cc3 o 3.Cd2 – y no es lo mismo una u otra-, entonces, si bien las negras pueden cambiar en e4 (3…dxe4), esto no se justifica en la idea de desarrollar el alfil dama, tal y como sucede en la Defensa Caro Kann, y aunque no es un error tampoco es la jugada que más se encuentra en la práctica; contra la primera de ellas es muy frecuente la jugada 3…Ab4, que clava al caballo y contra la segunda las negras juegan para atacar d4 que ha quedado indefenso con: 3…c5; 3…Cc6; o bien 3…Cf6, incidiendo sobre e4, que también es muy usada contra 3.Cc3.

Ambas defensas constituyen por tanto, es bueno enfatizarlo: un contraataque central y luchan de esta manera contra la posición ideal de los peones blancos en e4 y d4 que permiten lograr al primer jugador.