Estas son las 3 reglas de oro de los peones, creadas por Philidor:

1) Peones que se encuentran muy avanzados, cuando todavía quedan muchas piezas en el tablero, generalmente son débiles, es decir, están en peligro de perderse a menos que sean muy bien apoyados.

2) Si se mantiene el centro, es decir, si tenemos dos peones uno en d4 y otro en e4, no se deben avanzar, a no ser por una razón imperiosa, antes de que el contrario haya propuesto cambiar uno de sus peones por uno de los nuestros. En ese caso se debe rehusar el cambio y adelantar el peón atacado.

3) El ataque es decisivo, aún contra posiciones muy fuertes que de otro modo serían inexpugnables, si se envía sobre el campo enemigo, para destruir la línea de sus peones o cuando menos para romperla, una cadena de peones bien apoyada por las piezas, a las cuales les sirva como protección.

philidor y los peones en el ajedrez Las tres reglas de los peones de Philidor