spassky Los riegos del ataque

Spassky, en la década del 60

En el torneo de candidatos del año 1965, cuando se buscaba contendor para Tigran Petrosian, se enfrentaron Mijail Tal y Boris Spassky en un match a 11 partidas, con el resultado de 4+, 1- y 5 tablas, a favor de Spassky.

Este match tuvo una característica muy particular: todas las partidas que se definieron fueron ganadas por las piezas negras. Spassky, dotado de un juego versátil, que se podía acomodar fácilmente a cualquier tipo de contrincante, optó por esperar el momento en que su aguerrido opositor corriera sus acostumbrados riesgos. Y esta táctica le fue suficiente para ganar. Veamos la partida novena, definitiva, según varios comentaristas.

Mijail Tal – Boris Spassky. Apertura Española.

Esta apertura tiene la ventaja de darle al blanco una iniciativa muy duradera.

1. e4 e5; 2. Cf3 Cc6; 3. Ab5 a6; 4. Aa4 Cf6; 5. 0-0 Ae7; 6. Te1 b5;  7. Ab3 0-0; 8. a4 b5!

Dice Pachman que durante mucho tiempo se solía jugar exclusivamente 8…Ab7, pero que este desarollo del alfil no es el más eficaz.

9. c3 d6; 10. a5 bxc3 (esta jugada le colabora a las blancas en su desarrollo) 11. dxc! Ae6; 12. Cbd2 Tb8; 13. Ac2 Ch5

(“Las negras, evidentemente, están en desventaja en el ala de dama; por eso emprenden acciones en el bando contrario. Un principiante puede fácilmente no ver la típica celada: 14. Cxe5 CxC; 15. DxC Ag5 con pérdida de la dama blanca” Pachman.)

14. Cf1 g6; 15. Ce3 Af6; 16. Cd5 Ag7; 17. Ad3 Ta8;  18. Cg5 Ac8; 19. Ac4 h6; 20. Cf3 Ae6; 21. Dd3 Cb8; 22. Ae3 Cf6

diagrama 1 Los riegos del ataque

diagrama 1

23. Tfd1?

(“El primer momento crítico de la partida. Con su indecisa jugada, cierto es que Tal aún no abandona toda su ventaja, pero habría siso decisivamente más enérgico 23. CxC+ DxC; Ad5!” Pachman.)

23…Axd5; 24. AxA CxA; 25. DxC Cd7; 26. Dc4 Rh7; 27. Ta4? f5; 28. g3 Dc8!

(“Una jugada muy fina; amenaza ante todo 29…f4; 30. gxf exf; 31. Ad4  Ce5!, seguido de Dg5+” Pachman.)

29. De2?

diagrama 2 Los riegos del ataque

(“Este ya es un error decisivo, después el cual las plancas tendrán que entregar un peón”. Pachman)

29… fxe ; 30. Txe Db7!; 31. Cd2 Dxb2

(“Estos peones suelen estar envenenadados, lo que naturalmente no significa que haya que abstenerse, por principio, de su captura”. Pachman)

32. Dd3 Db1; 33. Th4 Cf6; 34. Cf3 Dc1; 35. Te1

(“Llega con rayos x a la dama negra e impide así el avance de los peones centrales negros…” Pachman)

35… Dd7!; 36. g4!

(Si 36… Cxg4?; 37. Cg5+ Rg8; 38. Dxg6, hxC; 39. Dh7+ Rf7; 40. Dh5+ recupera la pieza. “La mala suerte de Tal en esta posición consiste en que con su agresivo avance no amenaza nada”. Pachman)

36…Tae8; 37. Axh6!? AxA; 38. g5 Ch5; 39. gxA Df5!; 40. DxD (obligado) TxD; 41. Cd2 Cf4;

diagrama 3 Los riegos del ataque

Aquí se aplazó la partida, en una posición perdida para Tal. Lo curioso es que éste aguanta casi 30  jugadas más.

42. Ce4 Tb8; 43. Cg3 Tff8; 44. Ce4 Ce6 (evita el jaque en g5); 45. c4 Tb2; Td1 Tf5;  47. c5!? d5!; 49. Rg2 Cf4+; 50. TxC TxT, 51. Txp Rxp; 52. Te6 Te1; 53. f3 Te3; 54. Txa6 Texf3; 55. Tc6 Ta3; 56. Cg3 Ta2+; 57. Rg1

(“Si Rh3, Rg5, y las blancas pierden inmediatamente”)

57…Tff2; 58. Cf1 Tf7; 59. Ce3 Rg5!; 60. a6 Te7; 61. Cf1 Rh6!; 62. h3 Rg7; 63. h4 Rf7; 64. h5 pxp; 65. Th6 Te5; 66. Th7+ Rg6; 67. Txc7 Tg5+; 68.Rh1 Ta8; 69. a7 TxC+; 70. rh2 Ta8.  Las blancas abandonan.

tal Los riegos del ataque

Mijail Tal, en la década del 70