robert j fischer1 Mis 60 mejores partidas, de Bobby Fischer

Bobby espera, confiado, un rival

En mi opinión, nos encontramos ante un libro clásico del ajedrez. Estilística y ajedrecísticamente comparable con los que escribió Alekhine en su mejor época. Y éste es un buen punto de comparación, puesto que los libros de Alekhine están probablemente entre los mejores que nos haya dejado alguien de un nivel tan alto. Se me ocurre que Bronstein, Keres, Alekhine y Fischer, para hablar solamente de los jugadores de élite que nos dejaron comentada su producción, escribieron los mejores libros. En el caso de Capablanca, que escribió varios, puede decirse que sus libros, aunque en un comienzo tuvieron mucho éxito, con el tiempo han ido pasando a un segundo plano. Y creo que sin ser injustos, podríamos decir lo mismo de los de Lasker, que le dedicó un libro a un curso de ajedrez, en el que prometía que en 24 horas de estudio un novato podría alcanzar el nivel de campeón mundial; algo que 100 años después todavía no se ha podido poner en práctica.

El libro de Fischer tiene varias particularidades. Las partidas comentadas corresponden a un período relativamente breve: 1957 -1967; una época en la  que el tipo está surgiendo. Está en su lucha personal contra la élite rusa; una lucha que prácticamente dio solo y que le obligó a aprender ruso, para estar al día en las novedades y los estudios de una época en la que la Unión Soviética llevaba la voz cantante en el tema. Época que podemos situar entre los años 1940 y 1990; 50 años.

Otra particularidad del libro es que Fischer incluye entre las partidas tres derrotas: con Thal, Spassky y Geller . Aparentemente, uno no podría decir que entre las que considera mejores hay tres perdidas y nueve tablas. Pero él nos dice que todas las partidas que componen el libro contienen para él “algo memorable y excitante, incluidas las tres derrotas”.

Otra característica que le da mucho valor al libro son las introducciones que Larry Evans hace a cada partida. A propósito, nos dice Fischer en el prólogo: “deseo, en fin, expresar mi gratitud a Larry Evans, gran amigo y colega, por su valiosa ayuda en la preparación del texto, así como por sus espléndidas y lúcidas introducciones”.

Veamos una de esas introducciones de Evans, para que el lector se forme una idea de su calidad.

“Un farol.

“Esta es la primera victoria de Fischer sobre Vassily Smyslov y es difícil recordar otro caso en que el excampeón mundial, conduciendo las blancas, reciba un correctivo tan severo.

Smyslov, en la jugada 13 de una tensa apertura, comete lo que parece ser un error de dedo y antes de resistir dentro de los cauces de una batalla posicional, opta por sacrificar un peón, a fin de recuperar la iniciativa. Pero esta táctica resulta ser equivocada por cuanto la simple pérdida de este peón conduce a la derrota. Defendiéndose con absoluta precisión, Fischer se consolida gradualmente, asomando la sombra del peón cada vez con mayor nitidez, a medida que se acerca el final. Smyslov deambula por todo el tablero intentando desesperadamente crear complicaciones y evitando cambios como la plaga, pero es incapaz de salir del túnel”.

Los comentarios a las partidas van por cuenta de Fischer, que los hace de una manera amena, con muy buen sentido del humor y muchos diagramas, pero incluyendo a veces largas variantes, que hacen tan tediosa la lectura de cualquier libro de ajedrez.

Y ya que hemos empezado con la partida jugada contra Smyslov, sigamos con ella.

Smislov-Fischer . Defensa Siciliana .

1. e4 c5; 2. Cf3 d6; 3. d4 cxd; 4. Cxd Cf6; 5. Cc3 a7; 6. Ag5 e6; 7. f4 Ae7; 8. Df3 Dc7; 9. 0-0-0 Cbd7

Estos son caminos bastante conocidos.  A primera vista, la ventaja de espacio del blanco es aplastante.  Pero cualquier imprecisión del blanco puede ser fatal, como veremos más adelante. En sus comentarios, Fischer dice que 9…h6 es débil.

10. g4 b5; 11. AxC CxA; 12. g5 Cd2; 13. Ah3?

Comentario de Fischer a esta jugada: “¿Omisión o innovación? En cualquier caso, después de esta jugada las negras pierden toda su ventaja teórica, perdiendo incluso la iniciativa. Era preciso 13. a3 Ab7…” Y enseguida nos da dos extensas variantes, con partidas de Thal – Gligoric y Sherwin -Fischer.

13…b4!; 14. Cce2 Ab7; 15. Rb1?

Comenta Ficher: “En esta aguda variante las blancas no pueden permitirse estos lujos: 15. Cdb3 evita caer en desventaja; mientras que la especulativa 15. Axe6!? fxe6; 16. Cxe6 Dc4; 17. Cxg7+, etc, favorece a las negras…”

15…Cc5; 16. Cg3 d5!

“En este momento pude ver por la expresión de su cara que Smyslov se consideraba hecho polvo”: Fischer.

posicion despues de 16d5 Mis 60 mejores partidas, de Bobby Fischer

posición después de 16...d5!

17. f5!?

(Smyslov se decide a entregar un peón. La otra posibilidad era 17. e5, que Smyslov evita con muy buen criterio.  ”Si 17. e5 b3!; 18. Tc1 D6b! y si 19. c3 a5, seguido de 0-0, con poderoso ataque”. Fischer.

17…dxe; 18. Dg4 exf; 19. Cdxf g6!

["Quiza se le había escapado este sencillo remiendo. ¿Esperaba acaso 19...0-0?; 20. Ch5! g6; 21. Dg3! ganando material (si 21...Ad8; 22. Txd8! Dxd8; 23. Cf6+, etc.)?  El resto de la partida es como suele decir el tópico: mera cuestión de técnica: las negras tienen un peón de más y mejor juego"] Fischer. Una de las ventajas de Fischer es que a Smyslov no le convienen los cambios.

20. Cxe7 Dxe7; 21. Df4 0-0; 22. Td6 Tad8; 23. Tf6

Naturalmente, Smyslov evita el cambio.

23…Td5; 24. Ag4 Cd7; 25. Tf1 e3;

No se puede tomar la torre con el caballo por 28. gxC De5; 29. Dh6 ganando.

26. b3 Td2;

“Amenazando 27…CxT; 28. gxC Dc5!” Fischer. (ganando un tiempo con la amenaza de jaque en c2, seguido de mate).

posicion despues de 26td72 Mis 60 mejores partidas, de Bobby Fischer

Posición después de 26...Td2

 27. Axd7
 
(“Forzado, pero ahora el juego blanco se deteriora rápidamente y el peón extra hace sentir su presencia”. Fischer)
 
27…TxA (no se puede tomar con dama porque se pierde el peón); 28. Te1 Te8; 29. h4 Dc5!; 30. Dc4
 
(“Horrible pero necesario, a fin de evitar …Dc3″) Fischer.
 
30…DxD; 31. bxD  Td4; 32. c5 Txh; 33. c6 Ac8; 34. Td6 Tc4; 35. Rb2 Rg7; 36. Rb3 Tg4; 37. Ce2 Te6!; 38. Ted1 Tg2; 39. Cf4 TxT; 40. TxT Td2; 41. Td3
 
(“Única. Smyslov se hubiese rendido si la partida se hubiese aplazado en este punto. Pero ambos continuamos jugando rápido, empujados por la ansiedad del momento.” Fischer)
 
41…Tf2; 42. Td4 e2; 43. Cd3 Af5; 44. c7 Tf3; 45. c8=D AxD; 46. Te4 Af5; 47. Txe AxC; 48. cxA Txd+; 49. Rxb4 Td5; 50. Tg2 h6; 51. gxh+ Rxh; 52. a4 g5;
53. Tc2 Td6; 54. Rc5 Te6 Abandona.
posicion final1 Mis 60 mejores partidas, de Bobby Fischer

Posición final