reti Reti y Lasker disputan un primer puesto

Ricardo Reti

En los próximos días retomaré el tema de los campeonatos mundiales. Hace poco me vine a vivir a un pequeño pueblo de la Costa Pacífica colombiana, con gentes maravillosas pero con unos servicios públicos deplorables.

Para colmo, todavía no me ha llegado el equipaje y sólo tengo a mano un libro viejo y un tablero pequeño, los elementos mínimos con que debe viajar todo ajedrecista que se respete.

Tomado en el afán de la salida, el libro resultó ser “Partidas Decisivas”, del checo Ludèk Pachman. Según Freud, en la vida no hay casualidades. La lectura de este libro venía aplazándola desde hacía varios años. Ahora que solamente cuento con él veo que me había perdido de algo valioso, que el Destino ha puesto en mis manos.

Mediante una larga serie de ejemplos, Pachman sostiene que en el desarrollo de una partida intervienen (además del nivel y la preparación del jugador) otros factores que él denomina “extra-deportivos”, que son los que explicarían el bajo desempeño de jugadores de élite que juegan como si fueran de tercera. O la capacidad de otros que en las posiciones más difíciles agudizan sus sentidos y encuentran tesoros allí donde otros sólo veían miserias.

A este ultimo género pertenecía Lasker. Veamos una partida jugada contra Ricardo Reti, en 1923, en el torneo de Moravia Ostravia. Los dos jugadores iban a la cabeza del torneo y eran los favoritos para ganarlo.

Obsérvese  la posición del diagrama. Juegan las negras. Si las blancas logran jugar e5, quedan en posición muy ventajosa. Pero Lasker encuentra la manera de impedirlo.

 

juegan las negras Reti y Lasker disputan un primer puesto

Juegan las negras

27… e5!? ; 28. Df5 (esta es una jugada de ésas con las que queda satisfecho todo jugador; contiene una doble amenaza: Te7, con posición ganadora, o Dxe5).

28… Ce2+!? (No se puede tomar el caballo porque la dama toma la torre.) ; 29. Rf1? (en el desconcierto que debe haberle causado a Reti el bendito jaque del caballo, mueve su rey a la peor casilla).

29… Cd4; 30. Dxe5 Cxb3; 31. Cb6 Cd2+! (¡Otra vez el bendito caballo! Si Reti hubiera jugado su rey a h1, no habría podido lucirse Lasker. Pero ya lo dijo Capablanca: en las combinaciones debe haber una ayuda del contrario).

32. Rg1 Cc4; 33. Cxc4 Dxc4 (Ahora las negras tienen un poderoso peón pasado, que decide la partida)

34. Df5 T(a)b8; 35.  h5 b6; 36. e6 fxe; 37. Tdxe6 Tf8; 38. De5 Dc7; 39. f4 b7; 40. Te7 Dg6 (parando las amenazas).

41. f5 Df6; 42. Dd5+ Rh1; 43. Tb7 Dc3 El blanco abandona.

En esta posición abandonó Reti. No sabemos de qué manera pensaba rematar Lasker: De momento la torre de rey debe moverse sin abandonar la primera fila. La mejor jugada debe ser Tf1. Les queda de tarea a los lectores examinar cómo ganan las negras, que por lo menos para este servidor no fue claro sino después un análisis.

 

 Reti y Lasker disputan un primer puesto

E. Lasker