Emanuel Lasker, el zorro del ajedrez

                        Comentarios 2 comentarios

lasker Emanuel Lasker, el zorro del ajedrez

En la partida que veremos a continuación podremos apreciar la astucia y la capacidad del joven Lasker, que le hicieron merecedor de aquellas palabras: “ganaba las partidas ganadas y algunas de las perdidas”.

Esta es la partida número 7 del match contra Steinitz, en el que disputaron el campeonato mundial en el año 1894. Concertado al que primero ganara 10 partidas, prometía ser muy largo. Pero se decidió en tan sólo 19 partidas. El resultado fue 10 ganadas, 5 perdidas y 4 tablas, a favor de Lasker.

Posición después de la jugada 13 de las negras.

bviewphp Emanuel Lasker, el zorro del ajedrez

Puede decirse que las fuerzas están igualadas en este momento. Pero Lasker, curiosamente, hace dos jugadas contrarias a su estilo y pone en riesgo su posición.

14. g4!?  Te8!; 15. g5? Axd5; 16. Dxd5 (exe5 conduce a una posición inferior) …Te4; 17. Dd2 Axg5 (Lasker seguramente no vio la combinación que sigue); 18. f4 Txe4!; 19. fxg5 De7 (recupera el alfil y queda en mejor posición. Con dos peones de menos, Lasker está perdido. No tiene más recursos que los que tenemos cuando estamos en posición similar: dificultarle al adversario su triunfo. De todas maneras es muy instructivo el juego de Lasker, que a pesar de sus errores iniciales recompone la posición y confunde a su adversario.

20. Tdf1 Txe3; 21. Ac4 Ch8 (una determinación difícil de tomar. Steinitz era uno de los teóricos más importantes del momento y había sido uno de los primeros en introducir el concepto de defensa económica; es decir, de usar en la defensa el menor número de piezas. Por eso prefiere arrinconar el caballo y dejar la torre de dama para llevarla a la columna abierta.

22. h4 c3; 23. g6!? d5! (sencilla y eficaz); 24. gxh7+ Rxh7; 25. Ad3+ Rg8; 26. h5 Te8; 27. h6 g6; 28. h7+ Rg7; 29. Rb1 De5 (Más adelante se verá claramente la importancia de las jugadas 29 y 30 de las blancas, que lo que buscan es dejar el rey en una posición segura para lanzarse en un peligroso ataque)

30. a3 c5 (Steinitz va en busca del alfil blanco) 31. Df2 c4; 32. Dh4 (amenaza mate)

posicion despues de la jugada 32 Emanuel Lasker, el zorro del ajedrez

32…f6; 33. Af5! (¡Este alfil todavía tiene vida!) …Rg7? (incómodo con el alfil, Steinitz se apresura a tomarlo, empeorando su situación. Lo correcto era 33 …Dg6!, 34. Dh6+ Rg7 y luego Te1+, cambiando  al menos una torre.

34. T(h)g1! gxf5? (se quita de encima el alfil, pero al costo de desproteger el rey). 35. Dh5+ Re7; 36. Tg8 Rd6; 37. Txf5 De3; 38. TxT Dxe8; 39. Txf6+ Rc5; 40. Dh6! Te7?; 41. Dh2! Dd7; 42. Db1+ d5; 43. Db5 D4d (única); 44. Tf5 Dxf5; 45. Dxf5 Rd6 (estas son patadas de ahogado) 46. Df6+ Abandona.

Pues bien, esta es una de esas partidas perdidas que solía ganar Lasker.

Se cuenta que el efecto que esta partida produjo el ánimo de Steinitz fue fatal: perdió las cuatro partidas siguientes y poco después el match.

Steinitz murió seis años después en Nueva York. Terminó recluido en un sanatorio mental y en esta época pronunció su famosa frase: “Puedo jugar con Dios y darle un peón de ventaja”.

wilhelmsteinitz3 1 Emanuel Lasker, el zorro del ajedrez

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Tags TAGS: ,

Capablanca, excampeón II

                        Comentarios 0 comentarios

capablanca botvinnik Capablanca, excampeón II

Allá por el año 31, después de jugar y ganar holgadamente un torneo en Nueva York con un grupo de maestros norteamericanos, Capablanca se retira durante 3 años de la actividad ajedrecística oficial.
Cuba pasa por un momento difícil. El general Gerardo Machado, “el Mussolini tropical”, había ganado las elecciones en el año 24, pero se había ido convirtiendo en un dictador, fenómeno al que son curiosamente propensos los gobernantes de estas latitudes tropicales. El año 1931 es el año clave de la lucha del pueblo cubano contra la dictadura. Los hermanos de Capablanca se cuentan entre los insurrectos. La policía allana la casa de Capablanca, después de que se descubre que ha escondido a dos conspiradores. Entonces huye hacia Panamá, donde pone al descubierto ante la prensa mundial la delicada situación de su país.
Como es natural, con esta aventura pierde su puesto en la diplomacia, que lo ha acogido en su seno; seno que ha mamado ansiosa y constantemente, desde que le arrebatara el título a Lasker en el año 1921.
Después de unas sesiones de simultáneas por el pequeño país, toma un buque de cabotaje que lo lleva por la Costa Pacífica, parando en todos los puertos, y llega a Los Ángeles. Da unas simultáneas, generosamente financiadas por un banquero de Los Ángeles, y se dirige en tren a Méjico. Allí se reúne con su hermano Ramiro, que también está exiliado, y juntos hacen un extenso recorrido por las principales ciudades del país, dando simultáneas y conferencias. En la capital mejicana, se separa de su hermano, que sigue para Miami, donde se han refugiado muchos de sus paisanos.
Terminadas sus presentaciones en Méjico, recibe una invitación de su amigo Edward Lasker, desde Hollywood (California) para que se reúna con él,  mientras son invitados a algún torneo importante en Europa.
Este Edward era un pariente lejano del viejo Lasker. De nacionalidad alemana, vivía en Los Estados Unidos desde la primera guerra mundial. Suya es la famosa partida ganada a Thomas en el torneo de Londres 1911. Con las piezas blancas, después de una defensa holandesa, en la jugada 11 sacrifica la dama contra el enroque contrario, un regalo que es obligatorio aceptar, pues de lo contrario se recibe mate de inmediato. Y a base de jaques perpetuos, le baja el rey obligadamente hasta la última fila en la que le da mate. Lasker había ganado 5 veces el campeonato de Los Estados Unidos y era tan aficionado al juego de go, que intentó salir para el Japón, pero fue detenido en Europa, en los tiempos de la segunda guerra mundial.
Esta es la partida más famosa de Lasker y una de las más famosas de todos los tiempos:

Edward Lasker – Sir George Thomas, Londres 1911

1.d4 e6 2.Cf3 f5 3.Cc3 Cf6 4.Ag5 Ae7 5.Axf6 Axf6 6.e4 fxe4 7.Cxe4 b6 8.Ce5 O-O 9.Ad3 Ab7 10.Dh5!? De7?? (si ; 10…Axe5! 11.Dxe5 Cc6 o 11.dxe5 Tf5 gana un peón) 11.Dxh7+!! Rxh7 12.Cxf6+ Rh6 (12…Rh8 13.Cg6#) 13.Ceg4+ Rg5 14.h4+ Rf4 15.g3+ Rf3 16.Ae2+ Rg2 17.Th2+ Rg1 18.Rd2# 1-0

Para las estrellas de Hollywood la llegada de Capablanca es una sensación, especialmente para la actriz Kay Francis, que lo recibe en su mansión de Beverly Hills, en donde pasa una cómoda temporada. Piscina de agua tibia, buenas veladas con los amigos de la actriz, comida y alojamiento de lujo, ¿qué más pedir? De todas partes le llueven invitaciones para que participe en torneos, pero Capablanca las ignora.
Aburrido de las vacaciones en Beverly Hills, parte para Pasadena, donde le espera su amigo Lasker.
Entre tanto, las noticias que llegan de La Habana son inquietantes. El dictador ha caído y lo remplaza un gobierno provisional, con apoyo norteamericano. Pero a este gobierno que sólo dura un mes le sucede otro nuevo, a cargo de un ex-sargento de apellido Batista.
A petición de sus hermanos, regresa a su tierra, que ha sido sacudida. El pueblo, que es el que generalmente paga estos trastornos, ha puesto una buena cuota  de sangre. Aburrido y desconcertado, no sabe qué hacer. Hasta piensa retirarse del ajedrez. Pero lo citan de alguna dependencia del nuevo gobierno y lo reponen en su cargo; esta vez con sede en Washington.
Parte para los Estados Unidos y acomete con mucha seriedad su nuevo encargo. Acucioso, visita al embajador de la Unión Soviética con el propósito de proponer un intercambio comercial entre los dos países. El embajador lo invita a su país con todos los gastos pagados. Entusiasmado con el éxito de su gestión, Capablanca les escribe a sus jefes en Cuba, aclamándoles la importancia de establecer relaciones comerciales cuanto antes con los soviéticos. Pero su propuesta no les entusiasma en lo más mínimo. Pronto la prensa sale en contra suya, acusándolo de bolchevique internacional. Capablanca se defiende en vano: ha caído en desgracia. Le rebajan de categoría salarial y debe volver a Cuba.
Reaparece a finales del 34 para jugar el torneo de navidad de Hastings, en Inglaterra. El primer puesto lo ocupan Thomas, Euwe y Flohr. Capablanca ocupa el segundo lugar. Pierde con Thomas y Lilienthal.

En febrero parte para Moscú para tomar parte en el supertorneo del año 35. Los participantes son 20, de los cuales 8 son extranjeros y 12 locales. Se juega a vuelta sencilla. En la primera ronda, menospreciando a Riumin, permite una clavada que le cuesta la partida en la jugada 29. Pierde después con el viejo Lasker, con el que no jugaba desde hacía 11 años. En total, gana 7 partidas y entabla 10. Ocupa otra vez un cuarto lugar, después de Flohr, Botvinnik y Lasker. Después juega el torneo de Margate, ocupando el segundo lugar, después de Reshevsky.
Por último, de regreso a Cuba recibe la noticia de que Euwe le ha ganado el match a Alekhine. Según Panov, Alekhine se las había arreglado para perder. La prensa inglesa dice que Alekhine bebió durante todo el match. El caso es que perdiendo este match, el desquite con Capablanca queda postergado. Hay partidarios de que juegue un encuentro entre Capablanca y Euwe, pero Alekhine se opone enérgicamente.

capablanca 1925 Capablanca, excampeón II

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Tags TAGS: , ,

Campeonatos mundiales del pasado – Lasker vs Capablanca

                        Comentarios 0 comentarios

capablanca lasker 1925 Campeonatos mundiales del pasado   Lasker vs Capablanca

A comienzos del siglo XX, a diferencia de hoy, no había torneos para seleccionar los candidatos a campeón del mundo, sino que el dueño del título establecía las condiciones. Inclusive podía escoger a su adversario.
En el caso de Capablanca, su campaña para enfrentar a Lasker empezó desde la primavera del año veinte, después del torneo de Hastings, en Inglaterra, que era algo así como un Linares de hoy. Capablanca ganó fácilmente el torneo, puesto que acababa de pasar la primera guerra mundial y no fueron invitados los jugadores del bloque Alemania-Austria, que reunía a los mejores del momento. Con el objeto de lograr su match con Lasker, después del torneo se quedó en Europa, haciendo campaña, con apoyo de la prensa especializada y lanzando un libro.
El libro no gustó, pero cumplió con su cometido de mover la opinión de la gente. Capablanca analizaba partidas brillantemente conducidas por él contra jugadores de segunda, pero al comentar las partidas ganadas contra grandes jugadores hacía profundos análisis de las variantes que lo favorecían a él y omitía las variantes que hubieran salvado a sus adversarios.
Con este símbolo de cobardía, Lasker no pudo seguir negándose.
Tras un año de difíciles negociaciones, Lasker renunció al título, a favor de Capablanca. La opinión se indispuso. ¿Por qué a favor de éste? ¿No estaban también un Alekine y un Rubinstein? Además, en la Europa de la posguerra ningún país estaba en capacidad de ofrecer los 8 mil dólares que pedía Lasker, si ganaba el campeonato mundial.
Finalmente, se concretó el match en La Habana (marzo de 1921) a 24 partidas. A la altura de la partida 14, Capablanca había ganado 4 y llevaban 10 tablas. Lasker, desilusionado, se retiró. Nunca lo habían batido así. Había sido campeón durante 27 años y tenía 51 años. De Lasker se había dicho que era un maestro en el arte de la defensa, ‘que ganaba las partidas ganadas y algunas de las perdidas’. Por primera vez un campeón no le había ganado una sola partida al aspirante. Inicialmente, Lasker le echó la culpa al clima. Pero después aceptó que Capablanca había jugado mejor.
Lasker llegó a La Habana tan confiado en su juego, que se comprometió a escribir un artículo diario a un periódico europeo, donde comentaba las partidas y sus impresiones sobre el match.

jose raul capablanca Campeonatos mundiales del pasado   Lasker vs Capablanca

Sobre la partida 11 escribió:
“Esta partida habla muy favorablemente del juego de Capablanca; la condujo con energía desde el principio hasta el final y, al mismo tiempo, con cautela, palpando posiciones sólidas que podrían ser puntos de partida para el ataque. Yo tampoco jugué mal en este encuentro, excluyendo la última parte. Aquí me fallaron las fuerzas, probablemente por la acción del clima. Al decir esto no quiero restarle méritos a Capablanca, que me colocó frente a problemas de magnitud suficiente para quebrar las fuerzas de cualquier ajedrecista fatigado”.

Categoría MÁS NOTICIAS SOBRE: Curiosidades

Tags TAGS: , ,