nabokov Vladimir Nabokov: opiniones sobre Bobby Fischer

ES NORMAL QUE SEAN ANORMALES

En su calidad de ruso, Vladimir Nabokov, el autor de Lolita, fue un ajedrecista notable; el cual era compositor de problemas de ajedrez y escritor de novelas. Su obra que más destaco que tiene por tema el ajedrez fue La defensa de Luzhin (1929-1930). En una de las pocas entrevistas que concedió, en 1975, cuando le preguntaron qué pensaba sobre Bobby Fisher, dijo:

“…es un ser extraño. Pero no tiene nada de anormal que un jugador de ajedrez no sea normal. Se dio el caso del gran Rubinstein, a principios de siglo. Del manicomio donde solía vivir, una ambulancia lo llevaba cada día a la sala del café donde se celebraba el torneo y después lo devolvía a su casilla negra, después del juego. No le gustaba ver a su adversario, pero una silla vacía más allá de su tablero todavía le irritaba más. Entonces ponían un espejo y el veía su reflejo o quizá al auténtico Rubinstein”.

El del polaco Rubinstein, jugador famoso de comienzos del siglo 20, no es el único caso de locura en la historia del ajedrez. Ya la había sufrido unos años antes Morphy. Después, Capablanca, sufrió cierto delirio de grandeza, que le hizo creer que no tenía rivales, lo que le costó el título de campeón. También Fischer, tras arrebatarle el título mundial a Spassky, entró en el trance que Freud llamado “los que fracasan al triunfar”; en el momento en que Karpov ganó justamente el derecho a retarlo, sacó toda clase de disculpas para evitar el encuentro. Y dice Alexander Koblenz, famoso entrenador ruso de campeones: “La tragedia personal de Alekhine fue que en toda su vida no había tenido amigos. Nunca le vi sonreír. Me parecía muy triste”

vnmod Vladimir Nabokov: opiniones sobre Bobby Fischer